House of Cards: en la cima de la casa blanca

1

“La democracia está sobrevaluada”,  una de las frases más rememoradas de Francis Underwood en House Of Cards, pero ¿verdaderamente está sobrevaluada? Nos volveremos a reencontrar con esta serie el 27 de febrero por la pantalla de Netflix o descargándola por algún sitio, agendálo antes de que te olvides y te pierdas de ser espectador de los actos de Frank y su esposa Claire Underwood, dos grandes manipuladores y ambiciosos, con sigilo y paciencia se hicieron de la presidencia de uno de los países más importantes del mundo.

Antes de hacer una revisión de las temporadas pasadas, quiero dar algunas razones de por qué esta serie merece ser vista.

House of Cards, es una serie en los que los momentos de ternura no pueden ser tomados en serio, ya que pueden ser víctimas o una pantalla creada por la ambición y astucia de los Underwoods, que no tiene límites.  Capítulo a capítulo, temporada a temporada, nos vamos encontrado con estos personajes que nos les importa nada más que ellos mismos. Son capaces de traicionarse uno al otro o usar los recursos más viles para poder salirse con la suya. Esos actos desalmados, cada vez se vuelven más atrapante a medida que la trama transcurre.

Esta serie no tiene héroes. Se muestra sin tapujos lo que un par de megalómanos es capaz de hacer para quedarse con el poder, que no más ni menos es el de los Estados Unidos.

Miles de preguntas se te despiertan cuando empezás a ver House Of Cards: ¿será así como los políticos llegan al poder? ¿Serán todos así? ¿Es de esa manera que funciona la política? ¿Es de esa manera como funciona mi país? ¿Eso verdaderamente pasa?… ¡AY, PERO QUE HORROR!…  Pero aún así, espantado y todo, te haces adicto y no te perdés ni por casualidad un solo capítulo.

Es por eso que te recomiendo House Of Cards, por qué vas a ver una de las mejores series de drama que puede hoy estar en pantalla.

2

BUENO AHORA SI VAMOS A HABLAR Y A RECORDAR DE LO QUE PASO EN LAS DOS TEMPORADAS ANTERIORES. ASÍ QUE SI NO EMPEZASTE HOUSE OF CARDs, HASTA ACÁ LLEGASTE. HAY SPOILERS!!!

Siempre supimos que los Underwood serian capaces de hacer lo que sea para hacerse con la Casa Blanca.

Ahora que lo lograron,  Frank es el Señor Presidente de los Estados Unidos, que Claire es la Señora Primera Dama de Los Estados Unidos, ¿Qué van a hacer con el poder?

En la última edición de los Golden Globes, además del nuevo tráiler de Cincuenta Sombras de Grey, se lanzo el de la tercera temporada de House Of Card. Allí, se ve a una Claire afligida y soberbia (como de costumbre); y a un Frank frio, sombrío y algo desesperado, que le dice a su esposa: “somos sobrevivientes”,l uego de que ella dijera que son asesinos. Todo aparenta ser que nada va a ser fácil, muchos enemigos sembraron en el camino a la  presidencia.

De lo que hay que estar más que seguro, que ya para estas alturas es obvio, es la complicidad de Claire Underwood en esta carrera de Formula 1 política. Esa mujer da miedo, es una persona que al ser tan hipócrita esconde muy bien lo que siente y sabe manipular a los que la rodean por medio de ellos.

Claire escapa a todo imaginario de cómo una mujer debe ser. Ella se encuentra lejos del típico halo maternal que suelen tener los personajes femeninos de las series de televisión y más si se tratan de quienes son las que están atrás de los grandes hombres. Fría, despiadada, desalmada, cínica y altamente soberbia, pero impecable al momento de realizar una jugada, estos son algunos términos que pueden describir a la nueva primera dama. De una u otra logra salir bien parada y sabe como callar a los que la amenazan. De verdad que da miedo.

Al igual que Frank, es una mujer muy ambiciosa, la cual no le importo el poner en riesgo el embarazo de una empleada, o de usar a la violación como propaganda y poder fortalecer su imagen pública.

Juntos, Frank y Claire, forman el matrimonio más despreciable de la televisión, pero tienen un “no sé que” seductor que despierta nuestro lado más oscuro de la admiración.

3

Pasando a Francis Underwood, reciente presidente de los Estados Unidos. Tomo la oficina oval en un pase turbio, jugado y osado al recomendarle al antiguo mandatario que renunciara cuando el pueblo se enteró que usaba medicaciones psiquiátricas.

Hemos visto a un Frank asesino. Aquel hombre que no le importo nada tirar a las vías del metro a la periodista, Zoé Burns, quien además era su amante. Aquel que sin remordimiento emborracho al alcohólico en recuperación, econgresista por Filadelfia Peter Russo, y lo dejo morir por inhalación de monóxido de carbono; para luego ir vestido de negro al funeral de su “amigo”.

Hemos visto a un Frank, que se reunió con sus amigos de la universidad, con los que recordó viejas épocas. Dejando al descubierto un pasado distorsionado sobre su inclinación sexual.

Por supuesto que vimos a un Frank, convertido en un tiburón de la política. Armando su hoja de ruta para convertirse en el presidente.

Después de tanta estrategia para llegar a la cima del mundo y con el poder en la mano, se abren nuevos interrogantes para esta tercera temporada: ¿qué se va hacer con él? ¿Qué va a ser más importante el bien estar de la Nación o la supervivencia de los Underwood? ¿Serán los Underwoods los primeros presidentes del mundo? O como dije antes ¿Esta la democracia realmente sobrevaluada?

Para todas esas preguntas debemos esperar hasta el 27 de febrero.

4

POR SI NO VISTE EL TRAILER DE LA 3ERA TEMPORADA, ACÁ LO TENÉS:

Por Marisol (Twitter: @sunmartinez)

(Visited 12 times, 1 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *