Game of Thrones 5×01: The wars to come

Con un título como este las expectativas estaban a flor de piel. La gran esperada vuelta de Juego de Tronos estaba al caer. Y cuando menos te lo esperas lees que se han filtrado ni más ni menos que cuatro capítulos de la quinta temporada. En ese momento empieza una duda existencial que no te deja dormir: ¿veo los cuatro capítulos de una vez? ¿o me espero a ver uno cada semana y no tirarme un mes sin el vicio? El miedo a que aparezcan los temidos spoilers hace que te decidas por ver todo del tirón pero, ¿en serio tantas ganas para luego esperar un mes?

Yo soy de esa parte que ha decidido ir “piano piano” y disfrutar cada lunes de una pequeña dosis. Al fin y al cabo siempre puedes entretenerte mientras con otras series (por Dios que haya tomado la decisión correcta).

Anoche el ritual de comienzo de nueva temporada estaba listo, a la altura de las ganas de ver “The Wars to come”. Y no defraudaron.

111111got5

Pudimos ver a la mayoría de los personajes en el primer capítulo, algo a lo que no estamos acostumbrados. Se dieron pinceladas de lo que nos espera próximamente., situando a cada uno en su lugar. Como es normal en los primeros capítulos, fue un inicio tranquilo, de presentación de las escenas, pero con ese toque que nos engancha a Poniente.

Ver el acto funerario de Tywin Lannister hace que pienses en lo que vas a echar de menos a este gran personaje de armas tomar, pero… siempre nos quedará Cersei.

dfg

Pudimos ver a un Tyron como esperábamos, flojo, sin ganas, derrotado y con una copa en la mano. Así tendremos aún más ganas de verle remontar en esta temporada.

Si algo hay que destacar de este nuevo capítulo es la impresionante escena del derribo de la estatua de la Arpía. Daenerys vuelve con la fuerza que le caracteriza, dando fin al régimen de esclavitud que hasta entonces reinaba en el lugar. Pero la fuerza se le escapa cuando intenta un acercamiento con sus dragones. Khaleesi se asusta por la ferocidad con la que la reciben. ¡Vaya, queríamos más!

Y llegó El Muro. Si hay que quedarse con una escena y un personaje del capítulo, no me puedo decantar por otro que no sea John Snow y su nobleza, dando una muerte sin dolor a Mance Rayder. El fracaso del bastardo en la unión de Los Salvajes y Stannis en su lucha por el gran Trono de Hierro hace que El Salvaje caiga en la hoguera. Menos mal que el toque “Snow” está ahí para sorprendernos.

Jon-Snow

Echamos de menos a los pequeños de Invernalia (Sansa sabe a poco), pero ya sabemos qué en Juego de Tronos hay que vivir con paciencia…

Por Lucía P. (Twitter: @luciliuliu)

(Visited 58 times, 1 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *