For the People 1×01: Analizamos lo nuevo de Shondaland

Terror, nerviosismo, escalofríos, dudas, ansias, curiosidad… varios adjetivos que se nos pasan por la cabeza cuando Shondaland anuncia serie. No mientas, tu también te preguntas si vas sufrir o qué va a pasar, no te preocupes, nosotros te lo contamos. ABC ha estrenado ya For The People y nosotros te hacemos un análisis bonito, bonito, de esta serie. ¿Listos?

Atención a los Spoilers que vienen.

En las preciosas (nada dolorosas, ni terroríficas) Upfronts del año pasado la ABC nos anunciaba que Shonda quería más y por eso crearon una serie nueva. En su presentación describían la serie de la siguiente manera:

Situada en la Corte Federal del distrito sur de Nueva York, también conocida como “La corte madre”, este drama legal sigue a nuevos abogados trabajando en lados opuestos (defensa y acusación) mientras ellos manejan los casos más importantes y peligrosos del estado y sus vidas se cruzan.

Y, antes que alguno entre en pánico, no, no estamos delante de la nueva Analisse Keating. Al menos, por su piloto, demosle la bienvenida al giro legal de Greys. Sí, señores, Shondaland ha ido a lo seguro… y me gusta.

Un pequeño disclaimer antes que digáis “yo no vengo aquí a que Shonda me haga sufrir”, aquí la amiga solo pone el dinero, Paul William Davies ha creado y lleva las riendas en esta nueva obsesión.

Empecemos a hablar de la serie, ¿no?

Protagonistas

Here they come

Tras observar el piloto, podemos ver que contamos la historia de Sophia, Brit Robertson, quien parece que será nuestra Grey o nuestra Olivia, y de su mejor amiga, y compañera, Allison, Jasmin Savoy Brown, puede que no llegue a ser Christina pero oye, apoyar y sufrir un poco parece que lo hace. A esto le debemos añadir a Jay, Wesam Keesh, quien las acompaña en el bando de los “public defenders”, a este lo tengo fichado como O’Malley, y a su jefa, Jill, Hope Davis.

En el lado de los “prosecutors” tenemos a Seth, Ben Rappaport, el love interest de Allison, LeonardRegé-Jean Page, tiene pinta de ser un playboy con lado bueno pero con muchas ganas de ganar siempre, y Kate, Susannah Flood, esta mujer es igual de dura que Yang, o eso parece, no sé, shondaland tiene demasiados personajes y no soy capaz de acordarme de todos, con su respectivo jefe, Roger, Ben Shenkman, quien ya me cae mal.

Sophia y Allison se conocen de la universidad y comparten el mismo amor por ayudar a los demás, además, temporalmente Sophia comparte piso con ella, y su novio, Seth. Seth, el mismo que trabaja con el bando contrario, y que le ha dicho a Allison que serán capaces de ser profesionales (Spoiler: No lo consiguen)

Jay es igual que O’Malley, bastante ingenuo y con apariencia de ser más bueno que el pan, y Kate y Leonard son la misma cara de una moneda, pero con matices que separan los personajes. Kate es dura y se rige por el buen cumplimiento de la Ley, Leonard también pero es el tipo de persona que no duda en pisarte para llegar al lugar que quiere.

Teniendo claro quien es cada quien, pasemos a la acción

No podemos olvidar que se trata de un drama legal que seguirá muchas veces la formula de “el caso de la semana”, pero si es verdad que, como pasa en el resto de series de Shondaland, lo importante es la relación entre sus personajes, es esto lo que sustenta y da corazón a la serie.

Todo empieza con nuestros nuevos polluelos (aquellos que no saben que han hecho metiendose aquí en Shondaland) llegando a “The Mother Court”. Están ahí para jurar su puesto y escuchar la importancia de aquel lugar que pisan. El mismo lugar donde Aaron Burr mató a Alexander Hamilton… o no… no, espera eso fue al otro lado del río Hudson. ¿Qué hizo Burr ahí? ¡Ah, sí! Burr fue abogado. Lo siento, no he podido evitarlo. Ante todo, estamos en “The Mother Court” y su trabajo no va a ser nada fácil.

 

Lo siento, tenía que hacerlo

En este capítulo tenemos tres casos con los que no solo se usan para introducir la dinámica de la serie. Con estos tres casos también nos van mostrando quienes son sus protagonistas.

  • Sandra vs. Seth Leonard → Terrorismo.

  • Jay vs. Kate → Fraude.

  • Allison vs. Leonard Seth → Intercambio de información privilegiada.

Probablemente el caso con menos peso en la trama sea el fraude. En esta ocasión se usa más de introducción de ambos lados. Nuestro culpable era un estafador y había conseguido mucho dinero ilícitamente. No obstante, Jay cree demasiado en su cliente y eso no le va nada bien, puesto que con cada mentira, mayor era la hostia. Kate por su lado es una investigadora nata. Con sus post-its. Y sus subrayadores. Y todos sus apuntes. Nada se le escapa, es por esto que si discurso es capaz de desmontar cualquier defensa que no se adhiera a la ley. Pero tiene un pequeño lado blandito. Y me parece a mi que Jay está ahí para sacarlo a la luz.

Seguimos con Allison vs. Seth, cuyo caso sirve para desmontarlos a ambos. Lamentablemente, su trabajo afecta a su relación. Es más, su trabajo la termina. La presión para Allison por ayudar a su cliente la lleva al límite, a usar una conversación privada para desmontar el caso. Seth, después que Leonard le robara su caso, quiere demostrarle algo a su jefe. Llegando a subir los cargos a de la acusada para obligarles a aceptar el trato. Allison, tras mucho analisis no acepta nada, y confiesa lo que ha hecho Seth. Este es puesto en vigilancia por violación del código ético.

Boo boo

Y aunque los polos apuestos se atraigan, estos polos se rompen. Y nos da hasta cosa, oye.

Finalmente podemos hablar del caso importante de la semana. Terrorismo.

Este caso empezó siendo de Seth, pero Leonard, observando que era un mejor caso que el suyo, le clavó un puñal. Se lo robó con un discurso de soy más chulo que un ocho y esto me lo llevo fácilmente. ¡Error! (No me gritéis acierto por detrás, que me fastidiáis el sonido interno) Nuestro amigo Leonard se encuentra con Sandra en el otro lado del cuadrilatero. Y nuestra protagonista no va a tirar la toalla fácilmente.

Hello, baby

Sandra, por su lado, ha convertido un trabajo difícil en algo mucho más complicado. O eso fue lo que le dijo Allison. La joven por poco le suplica a su jefa que le de el caso, del cual no tenía idea de que se trataba. Un poco de béisbol por aquí. Un poco de soy muy buena por allá. Y un caso gordo y jugoso para ti.

En su primer careo, Leonard le ofrece un trato de 15 años de prisión. Sandra se lo ofrece a su cliente y tras hablar con su jefa, y con este, lo rechaza. Va a juicio. Y está determinada a ganar, porque si le han ofrecido un trato, es porque algo esconden. Mohamed ha sido victima del FBI. El FBI creó el terrorista para después atraparlo y culparlo, pero lo atraparon antes que ellos. Sandra no estaba feliz con esto.

Nuestra defensa va a hacerle una pequeña visita a la fiscalia. Una visita para distraer de su objetivo real. No obstante su jugada es descubierta en el juzgado y son los otros los leones que se comen a la mariposa. Y después de un maravilloso discurso, Sandra pierde. No se lo toma bien, y su jefa tiene que recordarle que esto es solo el principio, que debe aprender a levantarse.

¡Pa mala yo!

Shondaland me ha vuelto a enganchar

Por aquí estoy clara, me gusta la serie. Su piloto tiene errores, como todos, pero hay algo que me llama la atención, Y aún no soy capaz de saber que es. ¿Qué opináis vosotros? Yo seguiré aquí For The People

Si queréis saber algo más de esta serie, os dejo aquí el análisis de Variety. Y si queréis recordar cosas que han pasado en Shondaland, aquí os recordamos nuestro gran resumen de Anatomía de Grey

(Visited 75 times, 1 visits today)

Autor entrada: stephn13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *