Fear The Walking Dead: 3×11 – The snake; 3×12 – Brother’s keeper

Transición. Si tengo que elegir una palabra para definir este par de episodios sería esa. Más por el primero que por el segundo. Si bien en uno hemos dado mil vueltas para llegar a un destino que sabríamos que llegaríamos, el segundo sí ha marcado un poco de distancia con su antecesor detonando una de las localizaciones en la que más tiempo han permanecido nuestros amigos.

3×11 – The snake

Así es cómo Daniel llama a Víctor. Y no es de extrañar. El tío hace lo imposible por sobrevivir. Es escurridizo y en cuanto menos te lo esperas, aparece para defender lo que es suyo y sin ningún tipo de miramiento por los demás. Excepto si eres Maddy, claro. A ella la trata de forma especial. Siempre le ha gustado la fuerza que ha demostrado, sobretodo en proteger a los suyos, y ahora que Travis ha quedado fuera de juego, siente la necesidad de ser su +1.

El episodio ha sido una auténtica odisea. El camino a recorrer para entrar en la presa ha sido más largo que los campos de fútbol de Campeones. Eso les pasa por no llevarse a Troy, que entra y sale de los campamentos que da gusto.

En fin, una vez dentro, asistimos a lo que todos llevábamos 11 episodios  esperando: el reencuentro de Madison y Daniel. Y ha sido más frío que la casa de Pingu. Esperaba unas palabrejas, una lagrimita, un gracias por cuidar de mi hija… Pero no. Ninguno de los dos son los que eran por allá en ca’ la Celia, no. Ambos han perdido humanidad. Son supervivientes de pura cepa y no están dispuestos a mostrar su lado más sentimental, eso les haría parecer débiles.

En la otra cara de la moneda tenemos a Lola. Ay Lola, cómo me gusta este personaje. Si bien es cierto que habla desde la comodidad de un puesto de superioridad en el que no le falta nada en absoluto, esas ganas de mantener su parte más humana causa la más pura envidia en Madison.

Pero aquí no hemos venido a ponernos tiernos, no. Hemos venido a por agua. Y ni Víctor, ni Maddy, ni Daniel, están dispuestos a dejar pasar la oportunidad de conseguir su recompensa. Así, engañan a Lola para finalmente conseguir la alianza que hará que el rancho sobreviva y que Daniel se reencuentre con Ofelia (a pesar de la negativa de éste, sabemos que pasará).

3×12 – Brother’s keeper

Quizá he sido un poco alarmista tildando de transición a este episodio. Entendedme, los he visto seguidos pues la semana pasada no pude verme el que tocaba y viniendo de uno tan lento y anodino, o en éste explotaba todo y me ponían fuegos de artificio, o ya estaba destinado a parecerme más de lo mismo. Ahora, visto desde la perspectiva que se merece, no ha sido tan malo.

Vamos al meollo, sneakyTroy informa a Nick de la horda que se avecina. El maravilloso cold opening nos ha mostrado a un Troy derrotado, utilizando sus últimas horas de vida para enterrar el cuerpo de su exvecino y purgando así sus delitos antes de encañonar el arma hacia su cabeza. Hasta que se obró el milagro: una horda infinita de caminantes se dirigen al portal rancho. Y entonces es cuando darkTroy resurge de sus adentros y se dedica a guiarlos hacia su antiguo hogar. Menudo es el guaperas.

Ante la información recibida, Nick y Jake parten en busca del hermanísimo para detenerlo y de paso comprobar si tal horda de verdad existe o no. ¿Qué no? Madre mía te digo yo a ti que sí. Y tanto que existe, como que se les cuela en el campamento derribando autocaravanas y todo, menudo ímpetu tienen los muertos, ¡tú!

Y ahora viene cuando la matan (badumtsss). Un forcejeo entre los tres mosqueteros acaba enviando, lo que en catalán comúnmente se dice “a pastar fang” (a pastar barro, sí, quiérenos u ódianos) que significa que Jake muerde el polvo. Obviamente, me he quedado en shock. No esperaba para nada esta muerte tan repentina, si bien es cierto que de los tres, era el personaje más simplón y no acababa de conectar con el espectador. Mucha culpa tienen los guionistas, que no han sabido darnos material suficiente sobre la relación de ambos hermanos y mostrarnos lo que sólo llegamos a intuir.

Por su parte, Alicia se queda en el rancho como líder del grupo de los blancos mientras que Crazy Dog lidera el de los cherokees. Porque sí, por mucha mancomunidad que mostraran hace un par de semanas, lo cierto es que siguen siendo dos bandos diferenciados.

Ofelia está cada vez más entre dos aguas. Su alianza con el grupo de Walker se está resquebrajando y cada vez tira más pa’ Alicia (o la sensatez). No podemos decir que sea un personaje imprescindible, todo lo contrario, pero ahora que sabemos que su encuentro con Daniel está más cerca que nunca, espero que mis ojos no la vean caer en combate antes de este hecho. Veremos si los guionistas sacan los cuchillos antes de tiempo o no.

Alicia está de enhorabuena. En lo que llevamos de serie ha sido el personaje más perjudicado y apartado, dándole tramas adolescentes que no le pegan nada. Ahora está saliendo a relucir la chica fuerte e inteligente que todos (creo) sospechábamos estaba latente en el interior de la muchacha. Sabe dirigir al grupo y defender su puesto a partes iguales. No les trata déspotamente y consigue unir fuerzas con el lado tomahawk. Lo tiene todo esta chica para liderar la manada, es el vivo ejemplo de que las cosas se pueden hacer bien sin usar el engaño ni la fuerza bruta. Bravo.

 

(Visited 30 times, 1 visits today)

Autor entrada: nooigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *