Fear the walking dead: 3×04 – 100; 3×05 – Burning in water, drowning in flame

3×04 – 100

Dejamos de lado a los Otto, los Clark y el zafarrancho montado en el rancho, de momento, y vamos a ver la historia de Daniel.

Sí, Daniel sigue vivito y coleando, no se trata de ninguna ensoñación de Strand: el barbero pirómano ha sobrevivido al incendio que él mismo provocó. ¿Cómo? Por obra de un milagro. Dejémoslo ahí pues parece ser que FTWD no tiene ninguna intención de mostrar los segundos posteriores a lo visto en aquel capitulazo titulado “Shiva”. Hagamos todos juntos un acto de fe y pasemos a otra cosa mariposa.

Lo que sí que vemos es cómo sobrevivió todo este tiempo hasta llegar a la presa. De VillaFe salió bastante baldado (menos mal). Desde entonces deambula en busca de agua y protección hasta que da con Efraín, su salvador. Éste le da cobijo bajo la presa y, junto a Lola, consigue hacerse su hueco como personal de mantenimiento. Pero pronto vamos descubriendo un lado hasta entonces desconocido del señor Salazar: fue algo así como un torturador.

Asegura haber matado a unas 100 personas y nos los creemos. Desde luego que, hasta su desaparición, Daniel ha mostrado un instinto de supervivencia nato y no nos chirría tanto ese pasado oscuro a lo barbero diabólico. Así, de un plumazo pasa a ser hombre de confianza de Dante, el líder de la presa, ante las miradas envidiosas de muchos de sus trabajadores. Y en este punto empalmamos con el capítulo anterior, con un Víctor encarcelado y un Daniel campando a sus anchas por el lugar. Cómo han cambiado las tornas, ¿no? Víctor no sabe qué hacer para conseguir salir de allí y se inventa que Ofelia sigue viva en el hotel. Obviamente la mentira no cuela. ¡Ay Strand! ¡Quién te ha visto y quién te ve! Con lo astuto e inteligente que parecía al principio y en lo que ha quedado. La muerte de su querido le ha cambiado y estamos frente a un Víctor débil y con los sentimientos a flor de piel. Me gustaba más el Víctor altivo del principio, espero que vuelva a las andadas.

Seguimos, pues en la presa los problemas no han hecho más que empezar. Hay un topo luchando contra el poder de Dante y no es otro que Efraín, que ayudado por Lola y alguno más planea derrocar al mandamás. Por unos momentos parece que Daniel, siendo atraído por su pasado, se pone en manos del líder para sacar información. Menos mal que los días de DarkDaniel quedaron atrás y el barbero finalmente ayuda a los que en el pasado le ayudaron a él, liberando así la presa de la dictadura del caradura.

Daniel es un hombre que se mueve por la fe. Piensa que cometiendo actos puros y pidiendo perdón a sus víctimas, conseguirá, no resarcirse de sus pecados, ya que sabe que eso ya es imposible, pero sí aliviar un poco el dolor a los demás. Sinceramente, pienso que todo este tema lo habíamos dejado ya atrás en la temporada anterior, no sé a qué viene de nuevo entrar en estos terrenos tan pantanosos cuando son bastante aburridos y predecibles, a mi parecer.

3×05 – Burning in water, drowning in flare

Finalmente, Daniel decide seguir a Strand al hotel, pero para sorpresa de ambos, éste ha sido tomado por los caminantes. Dadas las circunstancias y viéndose rodeados, Daniel aplica su mano de la justicia más dura y abandona allí a Víctor a su suerte. Obviamente que se lo merece, por embustero, pero no dudo en que sabrá salir de ésta, gracias a dios.

Vamos con la chicha del capítulo. Cada uno de los componentes de la familia Clark está integrándose en el rancho a su manera.

Por un lado tenemos a Alicia, la cual finalmente empieza “algo” con Jake. Por ahora sólo es sexo, pero tiene pinta de que esta relación va a evolucionar un poco más a lo largo de esta temporada. Vaya, el amor de verano que todos hemos tenido y hasta luego Maricarmen. La adolescente se plantea todo un seguido de preguntas típicas de cualquier serie o película sobre apocalipsis que se precie. Me aburre. Mucho. Venga Alicia coño despierta y madura. Este personaje ha demostrado que tiene mucho más potencial en las tramas adultas que en las juveniles. Esperemos que ese salto al mar sea la despedida definitiva de TeenAlisha. Veremos.

Por otro lado, el brutal inicio de capítulo hacía ver algo de luz sobre el devenir del mismo. Ya me imaginaba el estado de alerta por la invasión Walker. Nada que ver, sólo nos sirve para conocer un poco más el pasado de la nueva localización. Una pena. Sí nos sirve para acercar posturas entre 2 de los protagonistas: Nick está ya totalmente entregado a Jeremiah. Es curioso como Nick siempre tiene que estar bajo el ala de alguien emocionalmente superior a él. Primero fue Strand, luego Celia y ahora Mr. Otto. Cuánto ha cambiado este chico desde que le conocimos como un yonki chucóptero de su familia y vecinos. ¿Pues no va el tío y promete a su Luciana que huiría con ella en cuanto se recuperara? Nada más lejos de la realidad. Nick está en su salsa aprendiendo sobre armas y bajo un techo en el que reposar junto a su familia. Además Jeremiah representa para él esa figura a la que nunca consideró que fuera Travis. No va a abandonar este lugar ni por Luciana ni por nadie. Lo sabe él, lo sabemos nosotros y lo sabe ella, que decide finalmente largarse ella sola del rancho en busca de vivir fuera de esas 4 paredes que tanto la atormentan. ¿Será ella la que se encuentre con Ofelia?

Para finalizar, hablemos de Maddi. Sigue con su plan de ganarse a Troy para así tomar el control del rancho. Durante toda la expedición, vemos como no da paso en falso. Cada cosa que dice o hace la tiene perfectamente estudiada para manipularlo a su favor. Sabe cuando tirar, cuando aflojar, cuando dejar que tome el control y cuando tomarlo ella. Y si en algún momento no sabe por dónde tirar, siempre le queda el comodín inagotable de la madre del ranchero. Bravo por Madison, de verdad, me encanta esta faceta suya. Actualmente me parece el mejor personaje. Incluso la pérdida de Travis parece haber despertado en ella una fuerza y dureza no vistas antes. Su instinto de supervivencia ha aumentado y ha entrado en modo berserker para proteger a sus churumbeles. Demasié.

Descubrimos quién atacó y derribó el helicóptero del cual cayó Travis: unos nativos americanos con gran arsenal y ganas de recuperar el territorio ocupado por Otto y los suyos. Por ahora los comanches han ganado la primera batalla y Maddi y los demás vuelven con lo puesto a casa. La guerra está servida.

PD: Seguimos sin rastro de Ofelia. La suerte nos sigue acompañando, colegas.

(Visited 114 times, 1 visits today)

Autor entrada: nooigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *