Fear the Walking Dead 2×08: Grotesque / 2×09: The Dead

Yaaaaaa lleeeeegóóóóóóóó, yaaaaa estáááááááá aquíííííí, looooooo que más me gusta a mííííííí! No, no es el Grand Prix (OJALÁ) sino nuestra querida, amada y deseada FTWD. Han pasado 3 meses desde el último episodio y gracias a ello, la espera no ha sido tan sufrida. Ya me gustaría poder decir lo mismo de otras series que nos tienen todo un año (o más) esperando su vuelta cof cof GoT cof cof… Pero no he venido a hablar de la serie de HBO, no. Así que os espero tras el salto.

2×08: Grotesque

Voy a ser claro y directo. Me esperaba otra cosa de este 2×08. Vale que sea un estreno de midseason. Pero después de todo lo ocurrido, van y nos meten un episodio de trama única en lugar de contarnos qué ha pasado con todos los protagonistas.

Pero ojo, para nada me ha parecido un mal episodio. Ha sido lento, muy lento, pero ha estado lleno de simbología, matices y referencias. Es coherente con el personaje, de eso no cabe duda.

Vamos con el protagonista absoluto del episodio, Nick. Nick te puede caer mejor o peor, te puede gustar más o menos, puedes estar más de acuerdo o en desacuerdo con él, pero de lo que no cabe duda es de que es el personaje mejor construido del show.

Me atrevería a decir que lleva el sustento de FTWD. Desde el primer momento, Nick ha sido el protagonista de la serie. Casi todas las tramas han llevado su nombre inscrito en ellas y los demás personajes han girado en torno a sus cagadas acciones.

Nick siempre ha sido diferente. Su atracción por el peligro se ha visto en pantalla desde el minuto 1 y solo le ha faltado un pequeño empujón para dejarse llevar del todo por su lado oscuro. Empujón proporcionado por Celia. La ama de llaves más orgullosa de la historia ha sabido atraer al pequeño de los Clark hacia su manera de ver el mundo, por encima de la opinión de su propia madre. Y esto ha traído sus consecuencias.

La primera de ellas es el viaje que ha emprendido él. Solo. Sin su familia. Sin sus amigos. Tan solo con la compañía de los walkers. Nick se siente uno más. Siente que ha encontrado su lugar. Él se deja llevar por sus instintos más primarios mientras que con su familia estaba “obligado” a usar el raciocinio. Eso no volverá a pasar. La supervivencia es su modo de vida y con los caminantes por fin puede demostrar su valía.

Este Grotesque nos ha mostrado escenas muy sutiles pero definitivamente llenas de sentido. No se me quita de la cabeza el momento en el que Nick toca la mano de la walker encerrada en el coche. Me ha parecido una escena tan simple como efectiva.

En este episodio volvemos a ver a Gloria, la primera caminante conocida de la serie. La vemos en flashbacks, junto a Nick, en el centro de desintoxicación. Desde luego que no les sirvió de mucho el tiempo transcurrido allí.

Nick ha sido un adicto y lo seguirá siendo. Anteriormente a las drogas, en estos momentos al peligro. No cabe duda de que cuando se encuentra focalizado en algo, mayor interés tiene de cara a la audiencia su personaje. Espero que siga así por muuuucho tiempo.

En su periplo por tierras pendejas, Nick encuentra a un grupo de supervivientes, entre ellos a Luciana (Danay García, Prison Break), que al parecer constituirán la trama de esta segunda parte de temporada. Ya tenemos la localización principal. Veremos cómo se desarrolla y si despunta o no de lo ya visto hasta ahora.

2×09: The Dead

Empezamos con Nick. El poblado no era tan bonito como parecía. Seguimos con la religión, la fe y los cristianos. Pereza. El nuevo grupo de supervivientes, liderado por Alejandro, el médico farmacéutico, cree fervientemente que los muertos crearán un nuevo mundo. Por eso, los heridos de gravedad se entregan a los caminantes para ser convertidos y así ser partícipes de ese cambio.

“De la muerte venimos y a la muerte nos entregamos”.

El paseíllo hasta la horda me ha recordado mucho a la puerta de humo de “Lluvia de Estrellas” (este dato os importa una mierda pero como podéis observar, tengo el día nostálgico de programas de mi infancia).

Yo de verdad no sé si en México realmente la gente está tan apegada a la religión pero aun así, creo que deberían explorar otros caminos. Se hace monótono repetir tramas y me parece que no distará mucho la resolución de ésta a la anterior. Espero encontrar algo novedoso pero la sensación que me da ahora mismo es de no ofrecerme nada nuevo.

Incluso lo que parecía ser un recurso puntual (y bien utilizado) en TWD, aquí  lo están sobreexplotando de mala manera. Sí, me refiero al hecho de untarse de sangre para caminar “libremente” cerca de los walkers. Boooooring.

¿Y hacia dónde se dirigen Nick y Luciana? Pues a “El Pelícano”. O casa Marco, como lo llama el propietario. Una especia de local de intercambio de bienes y suministros. Los clientes ofrecen sus recursos a cambio de todo lo que se pueda meter en un carrito de la compra. Hasta ahí bien. Pero claro, Nick no podía tener las manos quietas y vuelve, sí, de nuevo, a cagarla robando en el local. En un giro de los acontecimientos, y propiciado por el propio Nick, consiguen coger a Marco por los huevos y así conseguir más suministros. La estupidez y la inteligencia desde luego que son compatibles, y para muestra un botón.

Vamos, por fin, con Madison y cía. Ella está como loca buscando a Travis y Chris. Pero la gasolina se acaba y los demás la convencen de volver al Abigail. Pero Oh Wait! El barco ha desaparecido (Gracias a Dios). Parece que los militares se lo han apropiado y no les queda más remedio que buscar refugio.

No sin antes dejar un mensaje a los familiares perdidos (y de paso también a todo aquel que pueda perseguirlos…).

El destino es un hotel presuntamente abandonado. Allí, son las chicas las que lo inspeccionan en busca de cualquier cosa que pueda servirles en su travesía. Pero pronto descubren que no estaba tan desierto como ellos creían. Alguien ha encerrado a los caminantes en habitaciones y mediante la señal de “prohibido molestar”, tienen marcadas las estancias ocupadas por los convertidos.

En estos momentos tan duros, especialmente para Ofelia, vemos la diferencia de carácter de ambas. Mientras que Alicia muestra fortaleza y ganas de seguir luchando y sobrevivir a toda costa, Ofelia muestra su cara más oscura y derrotista que se puede tener en esta situación. Recordemos que la chica ha perdido a sus dos progenitores en cuestión de semanas.

Por su parte, Madison y Strand se dan a la bebida. Mención especial al flirteo de estos dos. Dudo mucho que esto le haga ni pizca de gracia a Travis cuando vuelva con los suyos.

Ambos necesitan un respiro y qué mejor que ahogar las penas en alcohol para olvidar lo sucedido. Pero claro, estamos hablando de FTWD y los zombies no podían tardar mucho en hacer su aparición estelar.

Hands up si has pensado que el primer suicida se trataba de la propia Ofelia.

Así acabamos, con nuestros protagonistas rodeados de caminantes por un lado mientras que Nick se abraza a la fe propiciada por Alejandro. No cabe duda que necesitarán ayuda para salir de estas situaciones tan heavies que les ha tocado vivir en este momento, súper heavies.

 

(Visited 10 times, 1 visits today)

Autor entrada: nooigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *