Everyhing Sucks!: una serie en los 90 que nos devuelve a la vida

Enfus vuelvo a escribir POR FIN en el blog después de mucho tiempo YAS!! He decidido volver para hablaros de una serie que me ha cambiado la vida. Ha llegado en el momento correcto, y os juro que lo que os traigo es mierda de la buena. Sí, os vengo a hablar de la nueva serie de Netflix Everything Sucks!una serie que nos retrotraerá a una década de los 90 que recordamos por grupos tan míticos como Oasis, películas como Reservoir Dogs, Pulp Fiction o Braveheart, y elementos típicos de la época como las cintas VHS, compac discs, los Tamagotchis y cualquier dispositivo electrónico con carcasa transparente para ver los circuitos interiores. Es por ello que os invito a que juguemos a la botella y pasemos 7 minutos en el paraíso gracias a esta serie. Y como siempre, la recomendación va sin spoilers 😉

Parece mentira que Everything Sucks! cayera por casualidad entre mis manos. Lo típico de que te terminas una (en mi caso fue Altered Carbon) y cuando sales a la pantalla principal de pronto te plantan el tráiler. Yo estaba en casa dolorida de la espalda y dije bueno, vamos a ver de qué va. Mi perdición empezó ahí y no pude parar hasta las dos de la mañana que me la terminé. Y ojo, que al día siguiente tenía que levantarme a las seis de la mañana. Pero mira, me dio igual, porque esta serie ha sido un deleite para la vista.

 

El desarrollo de la trama

Se nota en la trama que los guionistas de Everything Sucks! vivieron algo así de adolescentes. La emoción de hacer semana tras semana un programa de noticias. Vivir las emociones de preparar una obra de teatro en el instituto. Probar a hacer tus primeras películas y sentirte orgulloso por muy malas que resulten. Jugar con cromas verdes y azules y otras decenas de recursos cinematográficos al alcance de cualquier mesa de montaje al uso. Y la premisa con la que empezamos no puede ser más sencilla.

Nos presentan el pueblo de Boring, en Estados Unidos (y no, el nombre no es de coña). ¿Cuál es la trama? Fácil: chico de instituto se enamora de la chica del club de audiovisuales. A simple vista parece todo muy habitual. Él está en el primer año de instituto y es un poco nerd (y sus amigos lo son aún más). Ella tampoco es la jefa de las animadoras, y de hecho le gusta estar más detrás de las cámaras que delante. Y es que efectivamente, la trama parece enfocarse en un principio en la relación entre Luke y Kate, pero nada más lejos de la realidad. Pronto descubriremos que el eje central será una película. La película de la década ¡Del siglo! Al menos para los chicos del instituto de Boring. Y es que Intergalactical Lust, el nombre de la película, MOLA TODO. Bueno vale, quizás se me han ido un poco los feels. Pero es que el encanto analógico de la serie hace que te ilusiones tanto como los chicos.

Pero diréis vale. Me parece precioso todo pero… ¿qué tiene de especial Everything Sucks!? Bueno, Si todo fuera así de simple no estaríamos aquí ¿no?

Resultado de imagen de girl laugh

Los personajes de Everything Sucks!

Pero antes de complicarlo todo un poco, pasemos a presentar a los personajes:

Luke O’Neill, el chico de instituto

Jahi Di'Allo Winston

Luke está en primer curso del instituto. Acaba de empezar en este complicado mundo y lo primero que va a hacer es enamorarse de una chica. Hijo único de una madre soltera ya que su padre se largó, Luke crecerá descubriendo por sí solo el mundo. Gracias a la pasión heredada por su padre hacia el mundo del cine y la televisión, tendrá no sólo una meta sino un proyecto en el instituto.

Kate Messner, la chica de audiovisuales

Peyton Kennedy

Lo primero que me llamó la atención de esta chica, interpretada por la actriz canadiense Peyton Kennedy, ES LO MUCHO QUE SE PARECE A GATEN MATARAZZO aka Dustin de Stranger Things. Y quien no lo vea debería hacérselo mirar. Kate también es una niña marginada. Es la hija del director del instuto de Boring, y su única amiga es Leslie, también de audiovisuales. Sin embargo, en su interior hay una duda que comienza a asomar y que le hace replantearse quién es.

Tyler y McQuaid, los amigos de Luke

Quinn LieblingRio Mangini

Como si de un trípode friki se tratara, son los mejores amigos de Luke. McQuaid es el típico cerebrito que va de listo pero que esconde sus inseguridades tras su inteligencia. Por su parte, Tyler es un niño desastre que por no saber ni siquiera sabe leer en condiciones. A todo esto le sumamos la pubertad de tener alrededor de 13 años y ¿qué conseguimos? Unos niños más preocupados por conseguir películas en las que ver un par de tetas como en Showgirls.

Oliver y Emaline, los chicos guays del club de teatro

 Elijah StevensonSydney Sweeney

Vale, por una vez no tenemos a un Quarterback y a la jefa de las animadoras, pero para el caso nos da lo mismo. Estos dos chicos, de último y penúltimo curso respectivamente, son los más guays del instituto Boring. Los dos con una vocación brutal por la interpretación, pero con la inteligencia emocional como asignatura pendiente. O eso nos quieren hacer creer al menos. Lo cierto y verdad es que, aunque están juntos, la única implicada en la relación es Emaline. Y para colmo, encima enseguida descubriremos que a Oliver no le importa en absoluto y que ella, por suerte, tiene mucho más que dar volando en solitario.

Leslie, la amiga inoportuna

image description

Leslie tampoco es un personaje con mucho trasfondo. Se nos presenta siempre de fondo como amiga, por decirlo así, de Kate. Sólo está preocupada de su Tamagotchi y del chico con el que se lió en el campamento de verano para cristianos. Tendrá alguna que otra intervención estelar durante la temporada pero, y esto es opinión propia, le auguro un papel más presente para la segunda temporada.

Ken y Sherry, los padres solteros

image descriptionClaudine Mboligikpelani Nako

Estos dos cuquis de la vida son los padres de Kate y Luke respectivamente. Él es el director y ella azafata de vuelos internacionales. Gracias a la relación que mantendrán sus hijos, ambos podrán poner en común las dificultades que supone criar a un hijo solo.

 

¿Qué hace especial a Everything Sucks!?

Hay varias cosas que la hacen increíble, pero yo destacaría dos:

La ambientación

Sin duda haber elegido la década de los 90 es un acierto que busca apelar a la nostalgia. Muchos o crecimos en esa época (como es mi caso) o la hemos vivido en nuestras carnes (como será el caso para los nacidos en los 80). En cualquier caso, la serie tiene continuos guiños a los últimos años del siglo XX.

  • La música: desde el principio, la banda sonora nos transportará de inmediato. Nos recordarán un montón de canciones que habremos escuchado cientos de veces aunque no nos acordemos de quién las cantaba. Por otra parte, veremos cómo los personajes también nos recuerdan canciones míticas que habremos escuchado. Wonderwall de Oasis, Ironic de Alanis Morissette, Rocketman y otros artistas menos conocidos como Tori Amos son algunos de ellos.
  • Cine: al igual que ocurre con la música, también hay muchas referencias al cine de los 90. La conjunción del club de teatro y del de audiovisuales se crea la atmósfera perfecta para meter grandes referencias. No olvidemos que los 90 era un mundo aún dominado por Blockbuster. Disfrutaremos con guiños a Reservoir Dogs con el monólogo de Ezequiel 25:17, la “prometedora” carrera de Jim Carrey como actor, el hype por la nueva trilogía de Star Wars, Candyman, el discurso final de Braveheart o la polémica de la película Showgirls por sus escenas explícitas.
  • La tecnología de la época: ¿recordáis el famoso pitidito del módem? ¿No poder hablar por teléfono mientras usabas internet? VHS por todos lados, páginas que tardan horas en cargarse, vídeos caseros, compac discs… Hasta ver televisores de tubo con la MTV y una sobresaturación del color. Todo lo que echéis de menos (o no tanto) de los 90, lo encontraréis aquí.
  • La moda de los 90: ¿colocarse con cucharadas de nuez moscada y conseguir una erección? ¿Hacerse peircings con el método que Annie y Halley usaban en Tú a Londres y Yo a California? ¿Pelasos masculinos dignos de Los Vigilantes de la Playa? ¿Tintes de pelo súper locos? No son mitos sino realidades de la época, y veremos de todo en la serie. Chaquetas impermeables de colorines, abrigos militares con parches y chapas, vaqueros lavados con deportivas y calcetines blancos, riñoneras, gafas de sol, chupetes de caramelo, camisas de franela o pantalones de cuadros rojos y negros ceñidos con un peinado de mini moños que puso de moda Gwen Steffani y que ya quisiera Miley Cyrus haber inventado en We Can’t Stop.

 Imagen relacionadaImagen relacionada

 

Los temas que abordan y el desarrollo de personajes

De verdad que si hay algo en lo que le pondría un sobresaliente a Everything Sucks! es en estos dos aspectos. El desarrollo de los personajes es simplemente maravilloso. Cada uno tiene sus aspiraciones y sus metas, pero cada uno tiene algo más importante: la idea que se hacen de lo que puede ocurrir. Estamos en plena vorágine adolescente no lo olvidemos, y los sentimientos están a flor de piel. Lo interesante es que cada uno quiere algo de alguien, pero ese alguien está interesado en algo muy distinto. Esto provocará varios acontecimientos que no sólo definirán la trama y la serie, sino también a sus personajes. A través de sus deseos, éstos se conectarán descubriendo que la vida no siempre te da lo que quieres.

Ya hemos comentado que la serie comienza con el interés de Luke por Kate. Este romance nos parece inocente y divertido ya que empezamos la historia desde el punto de vista de Luke. Sin embargo, cuando comenzamos a ver las cosas desde el punto de vista de Kate descubrimos la verdad. Ella, en realidad, sospecha que es lesbiana, y encima, que se siente atraída por Emaline. Este simple giro en la trama desencadena muchos temas importantes a tratar hoy en día, presentándonos cómo se veían entonces. La masturbación femenina, el desconocimiento de enfermedades como el SIDA, la normalización de la homosexualidad…

 Resultado de imagen de everything sucks

Una serie que os enamorará….

No quisiera adelantar más aspectos de la trama para que lo veáis, pero sí os contaré otra cosa más de la serie. La temporada tiene 10 capítulos, cuya duración es de 20 minutos. Eso significa que os podéis ver Everything Sucks! en una tarde sin problemas. Además, la trama de la temporada queda cerrada teniendo en cuenta la historia, pero se deja abierta la posibilidad de continuar con la trama de cara a una segunda.

Lo cierto y verdad es que hacía tiempo que una serie no me emocionaba tanto. Os animo a verla porque os despertará el corazón y os hará pasar un muy buen rato gracias a sus toques cómicos. Y si encima habéis visto Stranger Things y os gustó mejor, porque esta serie tiene todo eso pero sin el Upside Down. Antes de terminar me gustaría pediros que, una vez hayáis visto la temporada, busquéis el hilo que conecta a cada personaje en la red. Yo os he abierto ya el camino conectando a Luke con Kate y a ésta con Emaline. El resto, os lo dejo a vosotros 😉

Bueno, y os dejo también el tráiler, por si queréis echarle un ojo también y racordad: ¡tenéis que verla! 😀

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

 

(Visited 128 times, 1 visits today)

Autor entrada: paulagn94

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *