El sibarita y las series

sib1

Soy un sibarita, lo reconozco. Dentro del margen que mis finanzas, similares al resto de españolitos, me permiten, gusto de darme la mejor vida posible. La mejor vida seriéfila posible, claro.

Así, me gusta sentarme en mi sillón “relax”, enchufar mi TV HD y ver lo que mi iPlus ha grabado. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, negros nubarrones oscurecen el idílico paraíso de los sibaritas.

Fusiones de operadores, nuevas plataformas, viejas que se convierten en nuevas… A priori, todo con el loable fin de ofrecer al usuario medio el mayor catálogo de productos de TV para que blablablablabla…

Seamos sinceros, todo esto marea. Y confunde. Y, sobre todo, encarece. Es cierto que la fusión de las dos grandes compañías del ocio televisivo patrio —Movistar y Canal +—, han permitido unificar ambas ofertas, pero no es menos cierto que esta fusión o con-Fusión —festival del humor— ha encarecido el producto y, sobre todo, tiene totalmente desconcertados a sus clientes por la falta de información que reina en el nuevo ente. Por experiencia, todo es un caos.

Sin embargo, el sibarita está dispuesto a hacer el esfuerzo y contratar estos servicios por el mismo precio que cuesta la sangre de unicornio, una foto de Guardiola con chanclas y calcetines blancos, el seguro a todo riesgo del trasbordador espacial o dos cartuchos de impresora de alta capacidad, y tener a su disposición un gran número de series en HD y sin recurrir a la “malvada” piratería”. ¿Qué puedo decir? No me miréis así, es un vicio como otro cualquiera. Hay gente que corre por placer, y gente que a correr por placer le llaman running. Incluso hay “personas” que juegan al pádel.

sib2

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando el sibarita ha de salir del maravilloso y caro mundo de la TV de pago para ver series? Pues que se siente atrapado en su propia versión de Outlander, es decir, en un tiempo y un espacio que no son los suyos.

Por un lado, las cadenas generalistas. Salvando a TVE, por tener la mejor web en cuanto a contenidos se refiere, estas cadenas suelen maltratar las series si estas no cumplen las expectativas de audiencia que se marcan en un principio. Así, series como Arrow fueron cambiadas miles y miles —millones— de veces de horario por A3 hasta diluirla en su parrilla, —aunque el auténtico sibarita ya la había visto en Calle 13— y otras, como en el caso de The Flash, emiten 3 capítulos seguidos sin importar que el espectador medio tenga que madrugar o que sean críos quienes la vean, y a pesar de estar en verano, hay horas que no son de recibo para que un niño vea la TV —en una pausa publicitaria puede verse tentado a cambiar de canal y descubrir a Sandro Rey o Esperanza Gracia. Ya no habrá opción para ese tierno infante—.

Pero vamos más allá: si ver series en cadenas generalistas hace sentirse al sibarita más perdido que Lady Brienne con su incierta y cambiante misión, el buscar series que ya no se emiten le supone una auténtica travesía por el desierto. Me explico: imaginemos —y he escrito IMAGINEMOS— que un sibarita, por esos raros designios que tiene la vida, se engancha a The falling skies y quiere ver las primeras temporadas. ¿Qué ha de hacer si su operador ya no la ofrece en VBD? —cosa absolutamente comprensible, por otro lado—. Pues que ha de recurrir al clandestino mundo de las series online.

sib3

Y es aquí donde el sibarita se pierde, se siente inmerso en una trama mezcla de The Wire y CSI Cyber que acabará, irremediablemente, con los SWAT derribando su puerta. Y es que el sibarita no se ve a sí mismo contactando con oscuros personajes tipo Hannibal que le ayuden a instalarse el Adblock para evitar que le salten páginas como el porno con alienígenas, la mamá cachonda que vive a 2,1 km o la píldora secreta para adelgazar que asusta a los médicos. No está en su mundo, no se transformará en un Walter White del pirateo. Y, si lo hace, descubrirá horrorizado cual Ellaria contempló el combate de Oberyn, que los capítulos se ven en pantalla pequeña y no están en HD. Arderá en su propio infierno como ardió cierta princesita Baratheon.

Días inciertos los que le aguardan al sibarita. Yo, por mi parte, voy a cobrar el pastizal que me paga la dirección de @SeriéfilosEnfurecidos, me compraré una botella de ginebra —cara, por supuesto— y me haré con la serie completa de Chicho Terremoto en Blue-Ray.

¡Que las series os acompañen!

Por Francisco Hergueta (Twitter: @Fhergueta)

(Visited 13 times, 1 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

1 thought on “El sibarita y las series

    rocibel

    (23 agosto, 2015 -12:43 pm)

    Gran artículo, aunque no libre de algún que otro spoiler (que no me ha afectado personalmente). Lo único, yo no tengo el Plus y veo series en mi TV HD con todos los píxeles en su lugar (pero no voy a contar mi secreto por aquí ;D )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *