Educación Seriéfila: Test de Bechdel

Vivimos en una época en la que la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres es nuestro día a día. Celebramos los personajes femeninos fuertes y adoramos las series y tramas feministas. Sin embargo a día de hoy sigue existiendo una gran brecha entre personajes masculinos y femeninos. Y de eso se encarga el Test de Bechdel, de mostrarnos cuando existe o no esa desigualdad.

EL ORIGEN

Muchas personas conocen en qué consiste el famoso Test de Bechdel. Sin embargo no todo el mundo conoce su origen. Se le debe a Alison Bechdel, una dibujante que en 1985 lanzó lo que algunos catalogan como “broma” entre dos personajes en una tira cómica.

Viñeta “The Rule” de “Dykes to Watch Out For”, 1985

La viñeta está inspirada en el ensayo “Una habitación propia” de Virginia Woolf, en el cual Woolf dejaba entrever la brecha que existía en la literatura entre personajes masculinos y femeninos. Donde la mayoría de los personajes femeninos dependían de un vínculo con un personaje masculino.

Tiempo después de la publicación de la viñeta, comenzaron a usarse los tres requisitos que presenta, para evaluar películas, series y libros entre otros. Ofreciendo unos resultados más que inquietantes.

EL TEST

Como hemos visto en la imagen anterior, una de las personajes le dice a la otra que solo ve películas si cumplen tres requisitos:

Cuenta con al menos dos personajes femeninos.

Ambos personajes hablan entre ellas.

La conversación que mantienen no gira en torno a un (cualquier) hombre.

QUIÉN CUMPLE Y QUIÉN NO

Ahora mismo tu cabecita está repasando todas las series que ves o has visto, tratando de descifrar cuales pasan el test y cuales no. Para ponértelo más fácil te vamos a decir algunas que no lo cumplen y otras que sí. Algunas no te extrañaran en absoluto, en cambio otras te dejarán con la boca abierta.

También tenemos que decir que para que una serie cumpla el test no tiene que ser literal. Es decir, no tiene por qué cumplir todo en todos los capítulos. Pero si es cierto, que en el cómputo general de la serie, el sabor de boca que nos debe de dejar es que lo cumple. Al igual que si una serie lo cumple solo en mínimas ocasiones o momentos, no puede pasar el test.

BREAKING BAD: Una de las evidentes. Claramente es una historia protagonizada por hombres. Centrada en Walter White y Jesse Pinkman, los personajes femeninos que se viene a tu cabeza (Skyler, Marie o incluso Jane) no salen bien parados. En casi la totalidad de sus momentos en pantalla dependen de las acciones de un hombre. Como hemos dicho antes, hay momentos que podrían cumplir algunos de los requisitos del test, pero son tan mínimos que no son válidos.

SHAMELESS: Nuestra familia destructurada favorita sí pasa el test de Bechdel. Con personajes femeninos fuertes e independientes, que no necesitan tener como tema de conversación un hombre para interactuar entre ellas, es una de las series actuales que sí pasa el test. Además que la series (y la familia) está liderada por uno de os personajes femeninos de los que más orgullosos nos sentimos.

SHERLOCK: Otra de las series más actuales que no cumple el test. Y tampoco es muy difícil comprobarlo porque salta a simple vista. Protagonizada por dos hombres. Cuenta con solo tres personajes secundarios femeninos que, igualmente no interaccionan entre ellos lo suficiente para pasar el test de forma positiva. Y que cuando lo hacen, mayormente es en referencia a los protagonistas. Contando con que en Sherlock no hay personaje malo, que no pase el test, duele.

PARKS AND RECREATION: Esta serie sin duda pasa el test de Bechdel. Y parece a estas alturas que hay una especie de patrón. En el cual, una serie protagonizada por una mujer (o mujeres), es más fácil que pase el test que otra serie que esté protagonizada por un hombre (u hombres). Parks and Rec tiene a Leslie y sus amigas como protagonistas indiscutibles que de nuevo, son más que suficientes para hacer una buena serie. Sin tener que girar en torno a personajes masculinos.

GOSSIP GIRL: Una de esas series que “marcaron” una generación, pero que sin embargo tampoco pasa el test. Con numerosos personajes femeninos, en la gran mayoría de las tramas sus motivaciones giran en torno a personajes masculinos. Eh, es Gossip Girl, tampoco íbamos a esperar otra cosa. Basada en adolescentes ricachones no esperábamos que sus quebraderos de cabeza fueran mucho más allá de su último ligue.

SCANDAL: De nuevo estamos ante el caso de una serie, protagonizada por una mujer, que si pasa el test. No solo su protagonista, sino que en la serie hay numerosos personajes femeninos. Estos interactúan entre ellos, tienen tramas propias, evolucionan y toman decisiones importantes, todo esto sin girar en torno a personajes masculinos o tener que depender de ellos. Es más, el hombre es un instrumento para lograr sus objetivos.

ORANGE IS THE NEW BLACK: Ni falta hace casi, decir que esta serie de Netflix sí pasa el test. Por goleada. Protagonizada por mujeres de todo tipo y clase, que interaccionan entre ellas. Mujeres que tiene nombres e historias propias y que no necesitan personajes masculinos para tener peso en la serie. Tal vez una de las series que mejor pasa el test de la actualidad.

STRANGER THINGS: Podría parecer que sí, pero no. Stranger Things no pasa el test de Bechdel. Tenemos personajes femeninos fuertes, eso no lo podemos negar, pero no los vemos interactuar entre ellos. Estos personajes casi siempre están rodeados de los personajes masculinos y sus tramas se desarrollan con ellos. Tal vez la 2ª temporada lo arreglara un poco por la parte de la trama de Eleven, pero ahora mismo no es suficiente. Siempre podrán arreglarlo en la temporada 3.

Autor entrada: Almu

1 comentario sobre “Educación Seriéfila: Test de Bechdel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *