Downton Abbey 6×01-6×02: Back on track

Ladies and gentleman, welcome to the last season of Downton Abbey.

La mala noticia que envuelve a esta obra maestra de la televisión inglesa es que la S6 es el inicio de un final, aunque nos pese, ciertamente inevitable. Desde el hundimiento del Titanic hasta 1925, que es donde se sitúa el contexto global de todo el entramado que rodea a los habitantes de Downton, han ocurrido muchas cosas.

Pese a tratarse de una producción cuidada al detalle, donde la caracterización, las maneras y los personajes son implacables, cierto que es la ausencia de grandes protagonistas, o al menos, importantes pilares que hacían que el conjunto fuese una delicia seriéfila, ha producido que la calidad del producto final haya decaído en comparación a las anteriores entregas.

Tras la partida de Lady Sybil (Jessica Brown Findlay), muchos se unieron a ella en el olimpo de los personajes perdidos. Su chófer-posterior marido-administrador de las tierras, también ha pasado a formar parte de ese selecto grupo de quienes han dicho adiós, en este particular en Chicago, donde los nuevos comienzos son posibles. Existe otra variedad de personajes que cansados del mal clima de Reino Unido deciden poner rumbo a Disney donde acaban convirtiéndose príncipes y princesas de reinos mágicos donde el sol acompaña a los finales felices, como es el caso de Rose (Lily James) la cual dejó su papel de ‘’Lady’’ para terminar casada con Richard Madden (también conocido por todos como Robb Stark), o Matthew Crawley, heredero de toda la magnificencia, quien después de haber estado casado con Lady Mary, próximamente lo veremos convertido en Bestia por una buena causa: Emma Watson.

Hay que destacar el desarrollo verídico de las tramas tanto en las altas como en las bajas esferas. En tan solo dos capítulos, por fin se han cerrado los problemas legales de Anna (Joanne Froggatt) y el señor Bates (Brendan Coyle), aunque aparentemente estén destinados al martirio completo; también nos estamos encontrando con la faceta adorable del señor Carson (Jim Carter) con la Señora Hughes (Phylis Logan) y su venidero enlace.

No hay que olvidar el proceso de lucha interna que están viviendo de los personajes de la baja alcurnia: Thomas (Rob James-Collier), quien se debate entre su ego y poder seguir viviendo su vida de una forma digamos mundana y Daisy (Sophie McShera), la cual está más que dispuesta a enfrentar cualquier reto que se le ponga por delante.

Dejando a un lado la cocina de la señora Patmore, el avance histórico y aquellos maravillosos años 20 están dejando factura a los Grantham. Lady Mary, (Michelle Dockery) a quien le gusta la aventura, está más que dispuesta a asumir su rol como ‘’heredera’’ de Downton, o más bien, asumiendo el rol de una mujer moderna en una sociedad hecha por y para hombres. Otra evolución digna de admirar es la de Lady Edith (Laura Carmichael) que pese a haber tenido tanta mala suerte, por fin tiene un resquicio de paz con la pequeña Marigold.

Mención especial al tándem formado por  Violet, the Dowager Countess of Grantham (la maravillosa Maggie Smith) e Isobel Crawley, madre de Mattew (Penelope Wilton). Debo reconocer que uno de los motivos que todavía me unen a esta serie son estas dos actrices, quienes elevan el concepto de actriz a otro nivel, especialmente la primera de ellas, cuyo personaje posee una de las mentalidades más arcaicas y, aun así, sabe cómo hacerte disfrutar al verla en pantalla.

Y ahora si me disculpáis, debo retirarme porque es la hora del té.

Por Laura (Twitter: @LauraDarcy_)

(Visited 28 times, 1 visits today)

Autor entrada: MsLauraDarcy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *