De cabeza contra la tele

Eran las 3:30 de la mañana y acababa de apagar la tele. Siento una mezcla de asco y vergüenza, pero tenia que haber pensado que lo iban a hacer de nuevo. Sí, señores. Antena 3 lo ha vuelto a hacer. Otro verano más y todos los seriefilos empezamos a perder la cuenta.

Sin previo aviso, 4 capítulos del tirón para quitarse otra serie americana de en medio. No quiera Dios (que en esa cadena son muy católicos), que una serie americana toque su sagrado mes de septiembre.

Siento asco y vergüenza por el tratamiento a las series americanas en general, por parte de las cadenas en abierto, pero eso también me ha llevado a mirar al mercado televisivo español con otros ojos y fijarme en especial, en las opciones que tenemos los seriefilos para disfrutar de nuestra pasión.

Hace cerca de un año, en un taller englobado en el Festival de Series de Movistar+, ante una pregunta mía, un responsable de contenidos premium de la plataforma digital, me dijo que no les interesaba como cliente potencial, la gente que pirateaba. Ante mi sorpresa, le conteste que no tenia ni la mas mínima idea, de cual era la realidad de hoy día y esa persona no era capaz de entenderlo, siempre bajo el paraguas de su modelo de negocio. Paraguas que se cae a cachos, que no se soporta, pero a ellos les vale, a pesar de ser una dirección totalmente equivocada.

Hoy mas que nunca, con el ejemplo de Antena 3 en la mano, me doy cuenta que los ejecutivos de programación de los canales en abierto, siguen en los años 90 y no han sabido evolucionar hacia la era digital. El consumo lineal de series esta en su gran mayoría herido de muerte (a menos que hablemos de españoladas, casposas y con clichés 100%) y encima de no saber ver, que hay que cuidar el producto, lo maltratan sin ningún miramiento, pensando en que las series son un producto superfluo y que solo sirven para el verano, rellenando los huecos que pueden dejar sus productos “estrella”.

Claro esta, y esto sirve para los otros grupos audiovisuales de nuestro país, piensan que como han lanzado plataformas digitales y “canales”(lo pongo entre comillas porque si os contase lo que opino, me censuran) dedicados a series, ya están a la vanguardia, pero no pueden estar mas equivocados. Básicamente porque sus plataformas digitales, son una basura perfumada de contenido de premium, donde faltan capítulos, los que hay, están pasados por la guillotina de anuncios a cascoporro y encima, en muchas ocasiones ni siquiera llegan a cargar o reproducir los contenidos.

Los canales son una verdadera vergüenza en los que se nutren, en su mayor parte de las 4 o 5 series españolas con mas o menos éxito y luego un puñado de refritos de temporadas antiguas de series americanas. Como ejemplo, tenemos canales como Atreseries, que ha iniciado su andadura hace medio año y su programación en el momento de escribir este articulo, está basada en ANHQV, Compañeros, Con el Culo Al Aire y SE HA ESCRITO UN CRIMEN!! OMG OMG. En el caso del otro gran grupo privado de nuestro país, Mediaset, que decidió dividir su catalogo de series entre sus diferentes canales temáticos, tomaremos de ejemplo su canal Energy, en el que después de 15 años de haber acabado, siguen poniendo capítulos en bucle del mítico Chuck Norris y su serie Walker. Si queremos actualidad, también podemos ver los capítulos de la T1 de NCIS LA o los maratones de los diferentes CSI(hoy mismo se plantan 8 horas entre Miami y NY, tan tranquilos). Ya si eso, te pondrán series validas como Homeland en invierno, con dos años de retraso con USA.

Estoy seguro de que no os descubro nada nuevo, pero es que el panorama televisivo de nuestro país, en lo que a series se refiere, no sé que provoca antes, el vomito o apagar la tele. Suena duro, lo comprendo y podeis pensar que estas palabras vienen provocadas por el ultimo caso de Supergirl hace unos días, pero no hay nada mas lejos de la realidad. Todos llevamos sufriendo esto y durante mucho tiempo. A mis casi 34 castañas, llevo sufriéndolo desde finales de los 90 y ha llegado el momento de decir basta. Pero no os creáis que aquí se acaba el esperpento.

Llegó Netflix a nuestras tierras y dimos gracias, porque pensábamos que llegaría el ansiado Nirvana para el seriefilo, pero rápidamente corrieron los operadores instalados en nuestro país, poniendo el grito en el cielo y diciendo que ellos tenían los derechos de diferentes shows de éxito (OITNB, House of Cards, The Walking Dead, etc.) y no los iban a compartir, lo que hacia que Netflix tuviera un buen catalogo, aunque algunas personas pueden pensar que es bastante inferior al que ofrecen en otros países.
Tiene un gran precio para el contenido que ofrece, pero muchas de las series que se emiten actualmente pues les faltan al menos una temporada o dos, probablemente por la falta de acceso a los derechos de emisión.

La gran plataforma digital premium, en cambio, ofrecía un paquete de canales y series bajo demanda, que resultaba atractivo en precio por lo que daban a cambio, pero sin comentar que luego hay que pagar un paquete básico obligatorio, por lo que ver series, se convertía en algo prohibitivo. Claro, luego no se preocupan de los que piratean, ni los tienen como clientes potenciales. Ya te piratean ellos la cartera primero.

Resumiendo, primero tenemos una televisión en abierto, que da autentica vergüenza en su manera de tratar las series. Luego tenemos al operador americano, recién aterrizado en nuestro país, con un precio competitivo pero que no tiene los derechos para actualizar su catalogo a mayor velocidad, aparte de las que producen ellos mismos y a veces ni eso. Por ultimo tenemos al operador nacional, que te obliga a contratar servicios que no quieres y/o necesitas, provocando que ver series sea carísimo por mucho que los capítulos de estreno, sean el día siguiente que en USA. En mi humilde opinión, ninguna de las tres opciones es satisfactoria, aunque Netflix se acerca.

Si a esto le añadimos que las temporadas completas en DVD o Blu-ray cuestan una pasta, aliñada con un IVA sangrante, empuja a la gente aun mas a buscarse las castañas para buscar sus series

preferidas, normalmente de forma ilegal. Luego hay gente que se echa las manos a la cabeza, por el porcentaje brutal de personas que buscan contenidos en internet, colocándonos en lo alto de las listas negativas por un excesivo consumo de piratería. Sigan con la hipocresía, señores. España va bien y el extranjero mejor. Somos un país de pandereta.

Por Frank (Twitter: @Frankvampire)

(Visited 79 times, 3 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *