Conviction 1×04: Mother’s Little Burden

Martes, 15 de Octubre de 216:

Steph, la que fuese la becs de Seriéfilos Enfurecidos, falleció de un ataque de feels tras ver el trailer del revival de Gilmore Girls. Ese mismo día, su fantasma procedió a escribir el recap de Conviction, puesto que el mundo siempre debe tener su ración de Queen H… ALL HAIL QUEEN HAYLEY!!… Este es el resultado.

Warning: Este post contiene spoilers del Conviction.

ghost casper college pale college problems


El tiempo de los últimos días me sirve para poder expresar como me siento al comienzo de este nuevo capítulo. A ver, tenemos esa make up sesion, hot, hot, hot, como las calles de Sevilla a las 3 de la tarde, y bum, cuando uno cree que van a jugar al teto, como Hayes llegó a ser jefa de la CIU sale a la luz, la lluvia cae con truenos y todo. Also, es digno de mencionar que es la mejor actuación de Hayley Atwell en lo que va de serie.

Este nuevo capítulo de Conviction no comienza con arcoiris, ni pajaritos cantando, ni nada de eso, todo lo contrario. Hayes Morrison vuelve a estar en todos los telediarios y no es por el trabajo que realiza.

Hayes aparece en escena leyendo todos los bonitos titulares que se están escribiendo sobre ella, y antes de que la cabeza comience a darle vueltas, su hermano Jackson le dice que estará ahí para ella, como siempre, y que saldrá de esta, como siempre. Así que juntos sale de su casa y se enfrentan a los periodistas que esperan a su puerta, logrando no decir nada hasta que Hayes les regala una maravillosa frase “¿No conocéis el uso por diversión?”

El escándalo la persigue hasta la oficina, donde Wallece sale de algún lado, no para despedirla, sino para decirle que la operación “limpieza de imagen de Hayes y de la CIU”, y ya que estaba por allí, Hayes lo metió en la friendzone. A lo loco.

621ea-john-travolta-vincent-vega-pulp-fiction-tiempos-violentos-gif2btransparente

El equipo, por su parte, comenta la noticia del día, analizando quien filtró la noticia a la prensa, y especulando que ocurrirá. Hayes se acerca y no hay nada de trabajo, puesto que los niños pensaban que Queen H no estaría más con ello, pero entonces llega Tess y salva el día.

Esta semana la CIU analizará el caso de Pennie Price, la madre de Owen, un niño con necesidades especiales de 11, a quien han acusado del asesinato de dicho niño. Pennie fué condenada en una hora puesto que, además de la causa de la muerte, en su vlog había dicho que quería matarlo, todo esto con la cara llena de moratones que este le había hecho.


Es este el caso que Hayes necesita esta semana, y está dispuesta a hacer todo lo que sea posible, para ello envia a Tess y Frankie a hablar con la experta contratada por la defensa, mientras Maxine y Sam irán a hablar con Pennie. Mientras que a ella debe volver a casa a comenzar a trabajar en su crisis personal.

Max y Sam se reunen con Pennie, quien mantiene su inocencia pero que dice que se merece todo lo que le esta pasando, el trabajo de una madre es cuidar y proteger a su hijo, y ella falló en ello. Sam, que en una escala del 1 al 10, para él Pennie tiene el mismo nivel que Laura asco a Westallen, le pregunta por qué pensó en matar a su hijo, a lo que ella le responde que es una forma de hablar, para mi que la madre de este niño era muy sosa y nunca le grito que lo iban a matar, y mi madre no es psicópata, ojo, además, confiensa que esa frase la perseguirá para el resto de su vida.

Por su parte, Tess y Frankie se reunen con la super analística que contrató la defensa para saber porque no se usaron sus trabajos. Ya os lo digo yo, pues debido a que sus hallazgos no hubieran ayudado a Pennie. Resulta ser que su hijo murió por falta de azúcar, por una inyección de insulina, que fue provocada. 1+1= Asesinato.

El equipo ahora comienza a buscar otros posibles sospechosos, entrando ahora en la foto el padre de Owen. ¿El problema? El padre de Owen tiene una coartada, pero estas cosas son como las casa de los tres cerditos, que si indagas un poco te enteras que te las puedes cargar. Y así es. El señor tenía una aventura que acabó el mismo día que Owen fue asesinado, pudiendo tener tiempo suficiente para matarlo él.

¿Siguiente en la lista? El cuidador de Owen. Debido a que Eduardo no tiene papeles, nadie sabe donde está, pero Tess no tarda en encontrarlo en internet. Tienen ahora que localizar desde donde escribe, y para ello deben pedir una orden. Volvemos a los problemas, el juez no quiere firmar y Hayes debe correr a lograr que lo haga. Pero nuestro amigo el señor juez no es fan de la CIU y hace falta que Queen H sea Flawless a nivel infinito para conseguir que lo firme. Y lo hace.

Mientras encuentran la localización de Eduardo, el equipo da con sus Whatsapps, cosa que no lo pinta bien, sobretodo debido a “solo quiero que vaya a un lugar mejor” y también porque resulta ser que su hermana ingresó en el hospital por un coma diabetico, porque su insulina había desaparecido, el mismo día que Owen fue asesinado. Y es ahora, cuando todo el mundo piensa que fue Eduardo, que todos sumamos 1+1. Eduardo mantiene su inocencia y dice que estaban muy unidos, y que su hermana y Emily, la hermana de Owen, eran mejores amigas. Hayes se convierte en Queen H y le pregunta a Jazmin si Emily había estado allí el día del asesinato, cosa que fue positiva, y recibe además el dato por el cual se entera que Emily sabia usar la insulina…

Yo no digo nada y lo digo todo…

Hayes se dirige entonces a prisión donde ve a madre e hija teniendo su reunión semanal, y entrega las malas noticias, con Emily confesando. Sin embargo, este comienza al igual que acaba, con Pennie en prisión porque quiere que su hija viva su vida.

Queen H no solo tenía que trabajar en el caso esta semana, sino que también debía prepararse la entrevista para limpiar su imagen. Una entrevista a la que tuvo que correr por haber ido a buscar la orden del juez.

Es ahora cuando Hayley Atwell me da la vida que había perdido horas antes, comenzando la entrevista con la imagen que su hermano quería, aparentando ser quien no es y respondiendo con frases perfectamente preparadas. Pero el periodista sigue presionando y Hayes se marca un Queen H maravilloso.

No obstante, el precio de este monólogo será muy caro…

Tras convertirse en la reina del mundo, Hayes va a contarle el final del caso a Conner, un Conner que no está tan feliz por el resultado de la entrevista. Mientras que el escándalo de Hayes ha sido olvidado, él va a ser investigado.

Un giro de 360 grados desde el precioso, y divertido momento que estos dos intercambiaron durante este capítulo, con un coqueteo maravilloso que hizo que me enamorara aún más de Hayley Atwell.


Hayes sigue pagando el precio, y tras ser echada por Conner de su despacho, se dirige a casa a hacer las paces con Jackson, quien la había estado ayudando para prepararse la entrevista. Olivo en brazo, Hayes entra en el vestibulo de su edificio para encontrarse con todas sus cosas allí. Jackson la ha echado de casa.

¿Cuál es realmente el precio por tener trabajo?

Puntuación 4.5

(Visited 8 times, 1 visits today)

Autor entrada: stephn13

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *