Castle – ‘Sleeper’: ¿Qué hiciste, Castle?

AVISO: puede contener spoilers si no has visto el 7×20 o 7×02 de Castle.

Por primera vez en toda la serie, hemos visto qué sueña nuestro escritor: él, montado en la parte trasera de una camioneta con pintura de camuflaje, intentando sobrevivir a una persecución armada con un intento de Chuck Norris cubriéndole las espaldas. Tuvo noche suficiente para además, soñar con un herido de bala y un trofeo barato. Bum, se despertó: hora de contárselo a Beckett. ¿Qué diablos significan esos sueños?

c1

Por recomendación de Beckett, Castle va a visitar un viejo conocido de los fans para intentar entender qué decían sus sueños: el doctor Burke o también conocido como el psicólogo de Beckett durante la cuarta temporada. ¿Una delicia, verdad? Tras relatarle la experiencia, el doctor le advierte que aquello no son recuerdos reales, si no una narración de su mente a base de recuerdos. Castle, con ayuda de las herramientas de la NYPD, acaba por descubrir que estuvo en Tailandia gracias al identificar la matrícula del coche que le perseguía en sueños (así de rápido nos lo hicieron saber, también).

Tras un rato de incertidumbre, por fin, vuelve a parecer Castle: aparece un cadáver. Claro que no es un fallecido cualquiera. Era el mismo hombre que Castle había proyectado en sueños como Chuck Norris.

De momento pero, Castle está ocupado volviendo a ver a Burke. El doctor le plantea que por qué está teniendo esos sueños – hace unas semanas vio en las noticias locales otra cara familiar: el que le estaba disparando en el sueño. Una buena pieza éste, que resulta ser un asesino a sueldo ruso que ponía la vida de Castle en peligro. Con este cliffhanger por desarrollar, parece que nuestros guionistas encontraron una resolución más peculiar.

c2

Siguiendo con el caso, dejan a Castle por las cuentas bancarias de la víctima, cosa que le llevó a un café árabe de Nueva York. Sorpresa. ¿Quién estaba allí? El hombre herido de bala en sus sueños, que a regañadientes, tenía una explicación para Castle: él había sido amigo de Castle en bachillerato y habían compartido el trofeo del sueño de Castle como premio. Parece ser que sin razón aparente, decidió militar en el reconocido grupo terrorista de Al-Qaeda hasta que se arrepintió y quiso vender a la CIA información a cambio de una tapadera. Para poder reunirse con la CIA en Tailandia, y ahí está la implicación de este país, necesitó un contacto: de confianza, famoso, invulnerable. ¿Quién iba a ser éste? Nuestro Castle. Tras años intentando buscar conspiraciones en los casos de la policía, se encontró metido de lleno en una de altísimo riesgo mortal. Claro que sin memoria, él no se acordaba de nada.

Pero no pararon allí. Apareció otra vez Jenkins, o el misterioso hombre que le borró los recuerdos. Además de cargarse amablemente el asesino a sueldo y nuestro cliffhanger, informó a una desubicada audiencia (Castle parecía bastante conforme) que tanto la CIA como el amigo de Castle tenían pruebas de un futuro atentado terrorista sobre USA. La CIA, desesperada por información, acudió a secuestrar a Castle para que éste hiciera de acompañante a la reunión de su amigo ex terrorista. Gracias a ello, no hubo ataque terrorista y sí, ‘Castle salvó al mundo’.

Rusos, CIA y terrorismo. Así han resuelto los escritores la traumática desaparición de Rick. Y aún así, podemos preguntarnos: ¿por qué desapareció dos meses? Hasta él se lo pregunta al final del capítulo. Eso sí, con mucha más calma que la audiencia, que había previsto Sleeper como el sucesor de Knockdown (3×13), y que cómo éste, acabase en cliffhanger. Pero la escena final es un tierno beso de nuestro matrimonio que eso sí, sigue rebosando amor por los poros.

c3

Por Mariona (Twitter: @Ona094)

(Visited 19 times, 1 visits today)

Autor entrada: Seriéfilos Enfurecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *