Carta a mi “yo seriéfilo” pasado

Diez años se dice pronto. En una década la vida da muchas vueltas y puede pasar de todo. Las amistades forjadas en acero se rompen, el futuro laboral se ve más truncado aún y las pandemias y fascismo son tendencia a la orden del día. Nosotros, el Seriéfil@ medio, no está exento de dicho cambio y evolucionamos también. Nuestros gustos varían y la serie que nos parecían hace un tiempo una maravilla ahora no es más que un recuerdo que vamos olvidando poco a poco. Cambiamos por el paso del tiempo y es perfectamente normal. Por eso hoy vengo con una carta dirigida a mi “Yo seriéfilo pasado” de hace una década con el que sigo compartiendo muchos gustos pero en otros somos como el agua y el aceite.

Para empezar me gustaría hablar de uno de los temas que mi Yo pasado se habría negado en banda: el anime. Si hace aproximadamente alguien me hubiera dicho de ver una serie de animación japonesa habría puesto los ojos en blanco. Habría sido como un ataque personal. Pensaría “¿con la cantidad de series que tengo que ver y voy a malgastar mi tiempo viendo un anime?” Me pegaría una colleja, tranquilos.

Con el paso de los años he ido encontrando en este género productos que me han encantado y me han obligado a pasarme al manga para continuar la historia. Obras como Attack on Titan, Umineko no naku koro ni, Jujutsu Kaisen, Given, Kimetsu no Yaiba o Mushoku Tensei (esta tiene debate) pasan a ser series recomendables de momento para mí. Mi Yo actual y pasado adoramos Evangelion, pero quedarse ahí con el amplio catálogo es de ser un poco lerdo.

Si el anime antes lo evitaba, ahora lo busco, le damos la vuelta a la frase con otro tema: Marvel. Películas casi trimestrales, series por doquier y el dichoso “it’s all connected“. Llega un punto de saturación y mediocridad en los productos que no lo aguanto. Pero esto es como la droga, uno no escapa tan fácilmente. Da igual las veces que me lo diga a mí mismo, la siguiente serie que emitan la voy a ver y me voy a quejar de lo mala que me parece porque no tengo autocontrol. Si esto lo oyera mi Yo pasado no se creería lo que digo.

La posibilidad de cortar lazos con el UCM debido a la sobrecarga de productos sería como un pecado hace una década. Pues así es, corazón, ya aprenderás a odiar a la dichosa rata. Pero, como dice el Señor Burns: no lo olvide, usted está aquí para siempre.

Por último, querido Yo Seriefil@ pasado, debes saber desde ya que, a veces, más no es mejor. No hace falta que cojas todas las series habidas y por haber y las sigas rigurosamente. Cada semana estás ahí frente al ordenador tragándote casi 20 capítulos dejando de lado estudios y vida social. Mira, desde ya puedes deshacerte de Arrow, Flash, Game of Thrones y Revolution, pero deja Agents of SHIELD. Esa siempre al montón bueno. No hace falta que estés siempre al día, velas cuando tengas un momento y, si no puedes, déjate capítulos pendientes. Todos tenemos visionados atrasados aunque nos duela en el alma.

Por otra parte, las ganas y ese entusiasmo seriéfilo no decae; al contrario, interesarme por el contenido que he ido consumiendo a lo largo de este tiempo me ha hecho conocer gente y opiniones que todavía recuerdo. Esta afición no vas a dejarla de lado nunca y te va a dar grandes momentos. Recuerda guardar la foto que te hagas viendo el final de Schitt’s Creek, es oro puro y no puedes perderla. Y respecto a la cancelación de Sense8 lo siento mucho, eso no se supera pero al menos está acabada.

Esto es todo lo que tengo que decirle a mi Yo pasado de momento. Si vosotros pudierais decirle algo a vuestro Seriéfil@ pasado ¿qué sería? Pues venid a nuestro Twitter y comentadlo ahí.


¡No te pierdas nada!

Síguenos en nuestras redes y échale un ojo a todas las novedades. Recordad que podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Rubén

Si no echo bilis y le saco puntilla a todo lo que veo no me quedo tranquilo. Dejo series a medias y no me arrepiento de nada. Comiquero, gamer y procrastinador a tiempo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carta a mi “yo seriéfilo” pasado

de Rubén Tiempo de lectura: 3 min