‘Bonding’ vuelve con su segunda temporada

Casi dos años después del estreno de su primera temporada, ‘Bonding’ vuelve. Con una nueva tanda de capítulos que han profundizado en las relaciones de sus protagonistas, Tiff y Pete vuelven a atarnos a la silla. Si aún no has visto nada de esta serie, aquí te damos recomendaciones de por qué empezarla.

La primera temporada de Bonding fue bastante redonda. Nos abrió al mundo BDSM, nos presentó a sus protagonistas y aquellas inquietudes y deseos que ambos tenían. Además hizo una mezcla ideal entre las historias personales y el humor (negro) que la caracteriza en las ni dos horas en la que te puedes ver los siete capítulos.

Vuelve Bonding

La temporada terminó con Tiff y Pete reconciliando la relación entre ambos, a la vez que cada uno hacía las paces consigo mismo y con lo que quería ser. Pete encontraba eso que necesitaba para dedicarse a la comedia gracias a su puesto como ayudante de una dominatrix. Por su lado, Tiff termina de aceptar y hace públicos su trabajo como dominatrix. Esto mientras comienza a abrirse a más personas más allá de Pete.

¿MENOS? BDSM Y MÁS PERSONAL

En esta vuelta, los protagonistas se han tenido que enfrentar a los daños colaterales provocados por el último enfrentamiento en la temporada uno. ¿Qué tienen que hacer para volver a trabajar? Empezar desde cero con un curso de iniciación para dominatrix. Un curso que hace a Tiff confirmar que ella quiere dedicarse a esto, mientras que a Pete parece hacerle el efecto contrario. A todos nos ha caído un poco mal Pete durante la temporada. Solo ha servido como lastre en el trabajo de Tiff, ya que nada se lo tomaba en serio. Ahora que su carrera como humorista parece despegar, comienza a tomarse menos en serio lo que alimenta dicha carrera.

En cuanto al amor, ambos protagonistas han tenido sus idas y venidas. Mientras que la relación de Tiff y Doug ha ido de menos a más, la de Pete y Josh parece que ha hecho el recorrido inverso. Los primeros parece que poco a poco han ido superando sus grandes diferencias para encontrarse en el mismo punto. Han tenido que pasar por la vuelta de la ex prometida de Doug y un atropello, para que Tiff admitiera que sí estaba enamorada.

Vuelve Bonding

En el otro extremo, Pete y Josh parecían empezar más idílicos hasta que descubrimos que Josh aún no ha salido del armario. Parece que entre la pareja todo han sido inconvenientes hasta el final. Cuando por fin Josh va a salir del armario frente a su padre, descubrimos que se trata de uno de los sumisos de Mira, con los que tanto Pete como Tiff han trabajado. ¿Qué ocurre? Pues todo lo que podría pasar. El padre de Josh le revela que practica BDSM, Josh se da cuenta que su padre y Pete han trabajado juntos, pensando lo peor. A Pete se le escapa que Josh es gay y para colmo el padre se lo toma de la peor manera. En resumen la pareja se va al garete en dos minutos.

EN BONDING TODOS SUMAN

No nos podemos olvidar de los personajes más secundarios pero igual de importantes. Rolph, que después de su declaración de amor a Tiff, cambió de amo y ahora trabaja para Pete. Un sumiso que más que sumiso parece un criado. Pero que quieras o no, nos da muy buenos ratos cuando aparece de la nada o en las situaciones menos esperadas. Frank y Portia (oh, cuantas vibras de Kevin y V de Shameless veo en esta pareja) en mitad de una crisis debido al embarazo de esta. Al menos nos ha ayudado a ver a Frank viviendo su mejor vida como stripper.

Vuelve Bonding

Mira ha sido un gran descubrimiento esta temporada. La ama que ha puesto en su lugar a Tiff y, tanto directa como indirectamente, la va a ayudar a sacar lo mejor de ella. Ese Fred buscando la humillación a través de los no-monólogos. Es increíble como la humillación puede ser tan satisfactoria para algunas personas. Chelsea y el descubrimiento de su Nanci. No diremos más. Y por supuesto, la reaparición de Pinguino que de nuevo, nos da uno de los momentos más random y divertidos de la temporada.

EL PEQUEÑO JUEGO DEL COLOR

Probablemente te dieras cuenta que en la primera temporada, ambos protagonistas tenían «asignados» un color. En el vestuario de Tiff dominaban los tonos rojizos mientras que en el de Pete lo hacían los tonos azules. Esta temporada estos colores se han intercambiado entre ellos. E incluso podemos buscarle una explicación.

Según la psicología del color, los tonos azules se asocian a la frialdad, a la calma, a lo cerebral. Mientras, los tonos rojos muestran pasión, ambición, poder. Si intentamos extrapolar esto a los personajes se podría decir que encaja. En la primera temporada Tiff era la más ambiciosa de poder de los dos, mientras que Pete era más racional y calmado. En esta nueva temporada las personalidades parecen girar. Tiff es mucho más cerebral. Está en plena introspección sobre si puede tener sentimientos, amar. Mientras, Pete empieza a estar descentrado sobre lo que quiere. A la vez que muestra la fuerte ambición de conseguir ser un cómico famoso, pese a que le cueste su relación con Tiff.

Vuelve Bonding
Temporada 1

Vuelve Bonding
Temporada 2

Sin duda Bonding sigue siendo una serie perfecta si buscas entretenimiento de poca duración, pero no por eso falto de contenido. Sigue siendo divertida, sugerente, liberadora y MUY corta. Con el final, promete una posible temporada con sus protagonistas por separado centrados en sus carreras y en lo que quieren. ¿Podría funcionar? Esperemos que la tercera temporada llegue y no tarde tanto como esta segunda.

Recordad que ahora podéis encontrar merchandising de vuestras series favoritas aquí, en la tienda online de Seriéfilos Enfurecidos.

The following two tabs change content below.

Almu Hache

Administradora
Hace años descubrí que la verdadera televisión estaba en internet, así que llegué por las series, tuve que aprender fangirleo e idioma fandom y me quedé por la gente. Si la vida son dos días, hoy no salgo que voy a hacer maratón. Que las series te acompañen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

‘Bonding’ vuelve con su segunda temporada

de Almu Hache Tiempo de lectura: 4 min
0