‘Bonding’ de Netflix: divertida, sugerente, liberadora y… ¿corta?

El pasado 24 de abril Netflix estrenaba Bonding, la nueva miniserie de la plataforma. Una comedia de humor negro, protagonizada por dos amigos veinteañeros: un chico gay y una chica dominatrix. Una serie que gracias a su trama y a los cortos capítulos te atará con los mejores nudos de bondage y no te soltará hasta que la acabes.

SOBRE BONDING

Como ya te hemos adelantado, los protagonistas de esta historia son Tiffany Tiff” (Zoe Levin) y Pete (Brendan Scannell). Dos amigos del instituto que la vida vuelve a unir de la forma más inesperada. Ubicada en Nueva York, la historia comienza cuando Pete comienza a tener serios problemas de liquidez para mantenerse. Por otro lado, Tiff es una estudiante de psicología que por las noches se convierte en una dominatrix por dinero. Es entonces cuando ofrecerá a Pete trabajo como su asistente/guardaespaldas. Llevándoles esto a diversas y variopintas situaciones.

Basada en propias experiencias del creador, un joven gay que cuando se mudó a Nueva York y cuando aún luchaba por descubrir su propia sexualidad, se convirtió en el asistente de una dominatrix. Él mismo afirma que la serie se ve influenciada desde el mismísimo Pedro Almodovar a Terry Zwigoff. Firmando la carta con un “Vuestro en cadenas y látigos”, aquí podéis leerla completa en inglés:

Click para ver más grande

MOTIVOS PARA VER BONDING

BSDM

La primera razón que se nos ocurre para recomendarte esta series, es que probablemente hayas visto pocas que giren en torno al BDSM. En esta no se van a encargar de explicarte en profundidad en qué consiste. Pero sin embargo te va a ofrecer algunas pinceladas que te aclararán las ideas en caso de que las tengas desordenadas.

Muchos pensarán que el principal atractivo de la serie es el posible contenido sexual debido al tema. Sin embargo, y como nos aclaran en la propia serie, está práctica o estilo de vida no tiene por qué estar directamente ligada al sexo.

Descubrimiento de uno mismo y su sexualidad

A través del personaje de Pete, vemos la manera de descubrir la sexualidad de uno mismo. Pete es un chico que no hace demasiado que ha salido del armario y es por eso que aún se encuentra buscando el sentirse cómodo consigo mismo. Eso sumado a las diversas frustraciones en su vida, no solo en el amor, nos hará sentirnos en algún momento identificado con él en esos momentos de “no soy capaz, no soy capaz”.

Feminismo

El creador de la serie ya lo dejaba claro en su carta. Le interesan las historias queer y le interesan las historias de mujeres. Y Bonding tiene ese pequeño gran grito hacia el feminismo. La protagonista se tiene que enfrentar a una sociedad que, por el hecho de que sea mujer, no ve bien o no está de acuerdo con sus prácticas o estilo de vida. ¿Cuantas de nosotras hemos hecho o pensado algo en secreto porque no es lo que se espera de nosotras?

Duración

Está compuesta por solo 7 capítulos de a penas unos 15 minutos de duración. Estamos acostumbrados a esas duraciones solo en las webseries, ¿significa que Netflix está viendo ahí una nueva posibilidad a explorar en su plataforma? Ya lo hemos visto antes en Special. El primer capítulo te hará poner directamente el segundo. Cuando acuerdes, en lo que dura una película de ni dos horas, habrás visto la temporada completa.

Ahora queda la pregunta del millón: ¿tendrá Bonding segunda temporada? Aunque la serie podría acabar perfectamente donde lo hace el último capítulo, no nos vamos a engañar, QUEREMOS MÁS. La trama de la serie ofrece un mundo de posibilidades y queremos que Tiff y Pete nos aten de nuevo a la silla.

Autor entrada: Almu H.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *