American Horror Story 7×09: El día en el que me tatué la cara de Sarah Paulson

Dios te salve María llena eres de gracia el señor es contigo. Bendita recta final de American Horror Story: Cult y bendito noveno capítulo que nos ha dejado muertas en la bañera. Tras algunos episodios de relleno, con los que empezamos a formarnos en materia de magia negra para hacerle la puñeta a los guionistas, ha llegado la hora de visualizar una joya sin precedentes. Amigos, el mejor capítulo de la temporada ha llegado y, tras desmayarme siete veces y meterme una pastilla bajo la lengua, estoy aquí para compartir mis pensamientos y emociones con todos vosotros. Lee con atención y ten mucho cuidado con los spoilers que podrás encontrar en el camino.

Kai está como un cencerro, y menos mal, porque nos está dando una angustia maravillosa y en esta serie eso siempre es un plus. Mientras este señor está buenísimo como una regadera se encuentra centrado en dos cosas: en el momento que cae la noche, formar en el sótano a su ejército de hombres en ropa interior (cosa que ni en nuestras mejores fantasías homoeróticas habíamos sido capaces de imaginar) y poner a prueba al bando femenino ante la posible traición que está a nada de tener lugar. Traición encabezada por Ally, que de repente ha pasado de ser un tostón insoportable a ser la reina de nuestros corazones.

Resultado de imagen de cult 7x09 ally

Sí, chavales, ha sucedido lo que ninguno de nosotros imaginábamos. ¿Quién nos iba a decir que una persona con menos sangre que un cactus, y que se comporta todos los días de su vida como una versión remasterizada de Alba Carrillo sin tomarse su medicación, iba a convertirse en la reina absoluta de la serie? El cambio de Ally no es que nos haya pillado en bragas, es que nos ha pillado sin nada puesto. ¿Me oís gritar?

Ha pasado de ser una señora incapaz de dominar su vida y sus emociones que dejaba que todo lo que había a su alrededor le pisoteara de mala manera a ser una bad bitch verificada de agárrate y no te menees. No hay nada que nos guste más que una bad bitch, o sea, una señora fuerte que agarra el toro por los cuernos, se caga en todo lo cagable y le da un poquito de su medicina a todo aquél que se lo merezca. En eso se ha convertido Ally y con eso se ha ganado nuestro respeto y nuestro corazón seriéfilo marchitado a base de spoilers y disgustos.

Ahora que ha decidido no ser nunca más la debilucha que le daba mucho repelusín toparse con un puñado de agujeros ha optado por ser ella la fucking queen de todo este sarao que está aconteciendo desde los inicios de la temporada y en el que ella misma se ha visto involucrada sin quererlo y si para ello tiene que matar a su mujer, pues mira, pa’lante,oye.

Un poquito de arsénico en la cena ha sido justo el detonante de esta maravillosa escena en la que Ally dejaba a Ivy literalmente por los suelos tras sus continuas idas y venidas al lado oscuro. Pues chica, que sepas una cosa, el karma existe y te ha dejado el ojo del culo como la bandera de Japón. Ahora solo le queda recuperar a su hijo, cosa que de momento parece estar más complicada dado que Kai piensa que el chaval, que por cierto es la irrelevancia personificada, es su hijo. Oh sí, dramas con temas de paternidad. Esa es la razón por la que empecé a ver series.

Ally, que para sorpresa de todos, ha resultado ser maravillosa, ha sido la culpable de que esto suceda, ya que le ha encasquetado un documento modificado de la clínica de inseminación, y amigos míos esto va a ser precisamente el comienzo de su malvado plan para destruir desde dentro esta linda secta. Reina. Grande. Salvar Ally al 5755.

Con semejante y delicioso percal nos tenemos que aguantar una semana más y ver qué narices sucede ante esta situación tan heavy que nos está tocando vivir. Gracias por tanto, perdón por tan poco, Ryan Murphy. Nosotros nos vemos por aquí en unos días para despellejar a fondo esta maravilla que nos hace ser mejor personas semanalmente.

(Visited 45 times, 1 visits today)

Autor entrada: EhEhFran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *