American Horror Story 7×06: ¡Nos la han metido doblada pero todo OK!

No falla. Si en cada temporada no nos cuelan un capítulo de relleno no se quedan tranquilos. Lo cierto es que estaba deseando hincarle el diente al episodio en cuestión porque los “expertos” de la crítica lo han puesto por las nubes y yo tengo que añadir que a mí personalmente me ha dejado un poco igual. Es más, si alguien con dos dedos de frente me hubiese avisado de que el capítulo de esta semana venía tan pobre de trama lo mismo hubiese invertido el tiempo en una siesta, que al menos uno descansa y sueña con un mundo en el que se ha aprobado un decreto para prohibirle a Marlene King hacer series. Pero bueno, vamos a ponernos serios, o a intentarlo, y a comentar en profundidad la mamarrachada que nos han cascado esta semana los de FX. ¡Cuidadito con los spoilers, colegas!

File:AllyMWA1.png

Esta semana se han hecho la picha un lío y nos han reventado la cabeza a flashbacks una y otra vez. Ya conocéis de sobra mi política respecto a este tema. Los flashbacks son como la mortadela con aceitunas: en pequeñas cantidades puede ser algo delicioso pero si abusas te pasarás el día cagando. Nosotros no nos hemos puesto a cagar de manera literal, aunque poco ha faltado, pero sí que nos hemos cagado en los guionistas que decidieron en su momento que era necesario continuar la trama dando saltos en el tiempo como vaca sin cencerro.



Obviando este problema pasemos a comentar algo que nos hace mucha gracia y no, no os hablo de que en pleno octubre en muchos locales sigan pinchando el “Despacito” cada cinco canciones, sino de esta confianza ciega que de repente Ally adquiere con Meadow sin pararse a pensar ni un solo momento que podría estar colándosela, cosa que a mí me la pela de mala manera porque es un personaje que cae en gracia y me siento blessed cada vez que tiene una intervención, pero nena, dos dedos de frente y un poquito de luces. Pero bueno, es Ally, bastante que se ha plantado en el séptimo capítulo de la temporada y continúa viva.

Tal y como vimos venir todo el numerito del acercamiento de Meadow hacia Ally formaba parte del plan de Kai, un plan que de momento parece ir viento en popa y no, aún no sabemos muy bien como, porque oye, yo vivo en un lugar que cada dos días matan a un vecino y yo no es que me mude a otro vecindario, es que directamente me mudo de continente. Pero bueno, suponemos que todo esto tiene sentido dentro de la cabeza de Ryan Murphy y lo que diga este señor va a misa sin la más pequeña de las contradicciones.

File:KaiMWA1.png

Meadow tira de la manta y cuenta todo: lo de la secta, la presencia de su mujer entre los payasos enmascarados, y lo más impactante de todo, reconoce que fueron ellos los que gratinaron la cobaya del hijo de Ally en el microondas. (Un minuto de silencio por ese inocente animal que no se merecía saltar por los aires como un paquete de palomitas).

¿Pero cómo es posible que Ally se haya tragado de repente todo lo que su vecina rubia le cuenta? Por el amor. ¿El amor entre Meadow y Ally? ¿Hay que buscar urgentemente el nombre para un nueva carpeta? ¿“Allow”? ¿“Meally”? No, os hablo de amor entre ellas, sino de la historia de amor que nos ha vendido la supuesta esquirol con el líder de la secta, Kai. Nos pinta que ha traicionado a todos por una historia de amor fallida, bla, bla, bla… Vamos, algo que ya estamos hartos de ver en dramones del calibre de “Gata Salvaje” o “La Revancha” y que a estas alturas pues poco pinta en la trama. Pero vale, ok, lo compramos porque a nosotros lo que sea un buen salseo, y más si es con armas y asesinatos de por medio, nos lleva a otro nivel.



Mientras tanto Kai y su banda siguen sembrando el pánico en la ciudad y no podía ser de otra manera que expandiendo su oleada de asesinatos. ¿Su última víctima? La que pretendía presentarse como contrincante de Kai en toda esta movida de política y tal que nos interesa tan poco. “¿Pero si nos interesa poco por qué lo mencionas?” Os preguntaréis. Pues porque en ese trágico suceso ha surgido algo maravilloso: Ally se encontraba en la casa de la señora y al fin parece que ha empezado a considerar la posibilidad de que su señora esposa, Ivy, esté metida en todo el ajo. Que ya era hora bonita.

File:MareS7.png

Pero no creáis que la suerte sonríe a nuestra protagonista, recordemos que si hay un detalle que caracteriza a todos los personajes que encarna Sarah Paulson, es que son todos unos desgraciados y si pensabais que la mala suerte para Ally ya había acabado en el momento que su vida se llenó de: fobias, payasos asesinos, un posible divorcio, vecinos psicópatas, una mala reputación… Nos equivocábamos de lleno. En esta octava entrega hemos presenciado un mitin de Kai en el que Meadow no solo tiroteaba a los presentes sino que se volaba la cabeza y, atención, Ally era detenida como posible autora de todo lo que acababa de pasar. ¿Mal de ojo? Es posible.

File:IvyMWA3.png

Tendremos que esperar para comprobar si Ally acaba ingresando en prisión y Ryan Murphy opta por un crossover de American Horror Story y Orange Is The New Black. De momento poco más puedo contaros acerca de esta fantástica temporada que tan loca (por un beso tuyo) me está dejando.

¡Nos leemos la próxima semana!



(Visited 97 times, 2 visits today)

Autor entrada: EhEhFran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *