Alta fidelidad (a otra serie)

Analizamos SIN SPOILERS la primera temporada de la nueva adaptación de la novela de Nick Hornby, Alta Fidelidad. Protagonizada por Zöe Kravitz, se estrenó en Hulu el pasado 14 de febrero.

Alta Fidelidad nos cuenta la historia de Rob (Zöe Kravitz), una joven propietaria de una tienda de vinilos, que repasa sus cinco grandes fracasos amorosos. Todo ello aderezado con un soundtrack espectacular.

Esta nueva adaptación, más que un remake de la película del 2000, es una versión, más actual que su predecesora, incluyendo una interpretación más femenina, y mostrando más diversidad sexual, además de un entorno digital. Quizás lo que se le puede echar en cara es tomar demasiados elementos de la película, en algunos casos con homenajes claros a la cinta de Stephen Frears (pero bueno, al final la historia es la que es).

Creo que se ha captado muy bien la esencia para hacer esta serie, y se ha conseguido una simbiosis genial entre lo retro y lo actual. La dirección mola bastante, con una constante interacción con el espectador. El tono de la serie fluye de manera fantástica entre la comedia y el drama, con momentos de bajona que funcionan perfectamente, en parte también por las canciones que van sonando, y se alternan con momentos de comedia, que entran también bastante bien, y que nunca se sienten forzados.

La serie sin duda gana por sus personajes. Empezando por Rob (Zöe Kravitz), un personaje femenino muy potente, y al que la actriz da vida aportando una gran cantidad de matices, convirtiéndola así en una protagonista carismática, a la que quieres seguir en todo momento (además, cada segundo que sale en pantalla mola un montón). Rompe la cuarta pared, estableciendo un juego muy entretenido con el espectador, tomando así con honores el testigo de John Cusack.

Los personajes secundarios también son fantásticos, formando un trío de nerds perfecto con Rob. La parte gamberra que antes ocupaba Jack Black ahora cae en Da’Vine Joy Randolph, interpretando a la histriónica Cherise, un personaje del que me quedé con ganas de que tuviera un episodio propio. El personaje de Randolph contrasta con el tímido, algo loser, Simon (David H. Holmes), que a lo largo de la temporada irá aceptando su homosexualidad, y que sí cuenta con un buen episodio propio. Aunque hay otros personajes interesantes, éstos son los tres que sostienen la trama. Tres personajes creíbles, con gancho, y a los que les coges cariño de forma casi instantánea.

El amor por la música se destila a lo largo de toda la temporada, del mismo modo que en la película. Son muchos los temazos que van sonando a lo largo de los episodios, con cameos incluidos (Blondie), pero este tema lo trataremos en próximos artículos. Del mismo modo que pasa con la película, terminas la serie con ganas de montar tu propia tienda de vinilos.

En definitiva, me ha parecido una fabulosa primera temporada. Hasta aquí nuestro repaso a esta primera temporada de Alta Fidelidad. No sé a vosotros, pero a mí me han quedado ganas de una segunda temporada. No dudes en comentar qué te pareció la serie. ¡Saludos enfurecidos, queridos seriéfilos!

The following two tabs change content below.

Luis Herrero

Proyecto de guionista y músico. Friki de prácticamente todo, cada vez que acabo una serie mi vida es un vacío hasta que empiezo otra. Recomiéndame una buena serie y te querré siempre.

Latest posts by Luis Herrero (see all)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *