Agents of SHIELD: Los LMD toman el control de la serie

Inicio de transmisión

¡Buenas a todos agentes! Esta semana os traemos un resumen completito con todo lo que ha ocurrido en estos últimos cinco capítulos de SHIELD: 4×10 “The Patriot”, 4×11  “Wake Up”, 4×12 “Hot Potato Soup”, 4×13 “BOOM” y 4×14 “The Man Behind the Shield”. Nuestro objetivo es repasar lo más importante en las tramas de cada personaje, así que nos remontaremos a un mes atrás para ver cómo ha evolucionado la situación hasta traernos a los impactantes acontecimientos que hemos visto en el capítulo de esta semana. Así que no lo demoremos más y vayamos al lío, porque hay bastante tela que cortar.

ALERTA DE SPOILERS: archivo clasificado para agentes de nivel 413

Para no dejarnos a nada ni a nadie, vamos a ir repasando la trayectoria de cada personaje de manera independiente. De esta manera, explicaremos la trama que hemos visto en los capítulos a través de los ojos de sus personajes. Recordamos que en Estados Unidos el ritmo de emisión en ABC va por el capítulo número 13, que se emitió el pasado martes 7 de febrero. Por su parte, aquí en España Fox emitirá el sábado el capítulo número 11.

Mack y Elena

Ambos personajes se mantienen en un segundo plano en prácticamente todos los arcos argumentativos de estos cuatro capítulos. Durante éstos, hemos podido ver cómo se consolida su relación, viendo incluso escenas de cama juntos. Las escenas de Elena son más reducidas que las de Mack, y de hecho no tenemos ninguna en la que ella no aparezca sin él. Sin embargo, la introducción de su relación nos permite adentrarnos más en Mack como personaje, descubriendo que no sólo estuvo casado, sino que tuvo una hija que falleció.

Esta nueva información le da más profundidad como personaje para no reducirlo a ser el tío que hace las gracias de cada episodio. Pero no nos engañemos, el humor de Mack nos encanta y en cierto modo nos ayuda a evitar echar un poquito de menos a Bobbi y Hunter, personajes que salieron de la serie para tener la suya propia y que, al cancelarse el proyecto, se quedaron en un limbo del que parece que no van a salir nunca.

Director Mace

No es oro todo lo que reluce, y efectivamente había algo que no terminaba de encajar del todo con Jeffrey. En el capítulo de “The Patriot” descubrimos que el nuevo y perfecto Director de SHIELD no era lo que nos habían vendido. Al parecer jamás fue un inhuman. Es un simple hombre al que le inyectan un suero mejorado a partir del que en su día le pusieron a Steve Rogers para convertirse en Capitán América. Este suero le otorga la fuerza sobrehumana de la que presume delante de las cámaras, pero sólo de manera temporal, ya que tiene que inyectarse el suero cada vez que lo necesita porque, si no, sus poderes desaparecen.

¿Por qué un fraude os preguntaréis? La misma pregunta se hizo Coulson en su momento, más aún cuando se descubre que todo esto fue idea del General Talbot. Sin embargo, todo queda explicado al final del capítulo 10, cuando Talbot cuenta que desde el principio se quiso poner a un inhuman al frente de SHIELD con el carisma de Mace para que la gente viera con buenos ojos la vuelta de la Agencia del Escudo a la opinión pública. Sin embargo, no encontraron a ninguno que reuniera todos los requisitos del perfil, así que en su lugar decidieron crear a uno que sirviera a tal propósito.

 

Al saber Phil y el resto del equipo lo que ha estado ocurriendo, Coulson decide volver a coger el mando de SHIELD a nivel operacional ya que, como siempre ha sospechado, a Mace no es que se le dé demasiado bien. Sin embargo, de cara a la galería Phil decide que Mace siga siendo el Director, ya que si algo se le da realmente bien es controlar a los medios.

 

Esto por una parte alivia a Mace, que ve que a pesar de lo que ha estado haciendo puede seguir ayudando. De hecho, gracias a esta nueva época de sinceridad se puede decir que tanto él como Coulson comienzan a llevarse muchísimo mejor al poder ayudarse y compartir experiencias sin necesidad de andar escondiendo las cosas. Sin embargo, con lo que Mace no contaba es que el suero no le está haciendo bien a su cuerpo, y que a cada dosis que se toma no sólo tiene la probabilidad de morir por ello, sino que de no hacerlo aumenta las posibilidades de morir para la siguiente vez que se lo inyecte.

 

Esto provoca que durante el capítulo de la semana pasada que Mace tenga una crisis de identidad que le hace desear ser útil para algo más que para la cámara, y a esto no ayudará que Fitz le haya mejorado su traje de inhuman con un refuerzo, gps, un autoinyector y demás. De hecho, este deseo de querer hacer algo más es lo que le impulsa a ofrecerse para parar a los Watchdogs al final del capítulo en “BOOM”, provocando que el Superior, del que hablaremos un poco más adelante, y el resto de los rusos y miembros de Watchdogs lo capturen para torturarle y hacer que sirva de cebo para atraer al verdadero objetivo, que es Coulson, al que Anton Ivanov acusa de todos los males que tengan algo que ver con los inhumans y los alienígeneas por considerarlo el nexo de unión de todo desde la invasión chitauri.

Daisy

Nuestra inhuman está de vuelta en el trabajo y muy preparada para seguir con su lucha por proteger a los inhumans. A pesar de toda la trama de los LMD, no hay que olvidar que la de los Watchdogs y la Senadora Nadeer sigue siendo la otra gran baza argumentativa de esta temporada, ya que al parecer Robbie Reyes ha desaparecido por completo. Ellos continúan queriendo acabar con los inhumans y Daisy sigue más que resuelta a detenerlos, más aún ahora que vuelve a contar con el respaldo de SHIELD.

 

En este aspecto, cabría destacar la comparecencia que debe realizar ante una comisión de investigación, entre la que se encuentra la Senadora Nadeer, con el objetivo de aclarar sus actos como Quake y entrar en los famosos acuerdos de Sokovia. De hecho, en esta comparecencia contará con la ayuda de Mace, que irá en representación de SHIELD para ayudarla a pasar lo que sin duda puede parecer un mal trago dado que Nadeer no se cortará un pelo en intentar echar algo más que tierra sobre SHIELD y los inhumans para que la opinión pública se vuelva en su contra.

Es buenísima la intervención de Daisy en la comparecencia, ya que le deja un recadito a la Senadora al recordarle de manera subliminal que su propio hermano, al que mató sin piedad ni corazón, y del que no sabemos nada desde que cayó al mar y se reincubó en Terrigen, es también un inhuman. Por desgracia, todo lo bueno conseguido en aquella sala es tirado por tierra cuando Coulson y Mack son detenidos al otro lado del edificio porque estaban intentando entrar en el despacho de Nadeer para colocar vigilancia encubierta y Nadeer sabía que iban a ir.

Al final, toda la comparecencia es vista como una excusa para SHIELD siga actuando fuera de la ley tal y como la Senadora afirma. Sin embargo, dentro de toda esta hecatombe, Coulson es capaz de inferir que sólo había una forma por la que Nadeer supiera que iban a entrar, y es que tuvieran un topo. Más allá de esta trama, no volveremos a ver a Daisy tomando la delantera hasta el capítulo 4×15, en el que la veremos entrenando con Coulson en una prueba del Framework, y más tarde enfrentándose a Ivanov en la base militar rusa cuando acuden a salvar a May y  Mace, pudiendo por fin culminar la lucha que lleva en su interior desde hace tantos meses al encontrarse cara a cara por fin con el líder de los Watchdogs.

 

 

 

 

Radcliffe & Aida

Quizás éste sea el punto más largo de desarrollar de todo el artículo, debido a que ha sido sin duda toda la trama principal de la serie desde que volviera del parón de mid-season. Recordemos que en el capítulo 9, a Aida se le cruzaron los cables y decidió ir a buscar el Darkhold al cuartel general. Fue entonces cuando se destapó un supuesto error de programación que más tarde descubriríamos que había sido obra de Radcliffe, que quiere el Darkhold para él. Mack decapita a Aida con su hacha, pero lo que ninguno sabe es que Radcliffe tiene otra réplica de Aida recreeada y a pleno funcionamiento en su casa.

Además de Aida 2.0, también tenemos el LMD de May danzando por la base sin que nadie sepa que la auténtica está retenida en una especie de coma inducido. Lo que nos sorprende saber es que Radcliffe ha conseguido llevar un paso más allá la programación de los androides, que ya no tienen un sistema operativo sino un cerebro virtual creado a través de una técnica llamada framework que traslada toda la memoria del sujeto original al androide. ¿Cuál es el resultado? Básicamente que el androide cree que es una humano de verdad, y eso es lo que le ocurre al LMD de May, con la diferencia de que Radcliffe puede introducir nueva programación sin que ella sea consciente de ello.

 

Esto se nos presentará en “Hot Potato Soup”, cuando el propio Radcliffe le revele al androide que efectivamente no sólo no es humana, sino que la ha programado para hacer algo de lo que no será consciente hasta que llegue el momento de hacerlo, quitándole de paso la capacidad tanto de agredirle como de contarle a los demás lo que está pasando. Efectivamente lo que el profesor quiere de ella es que robe el Darkhold llegado el momento, y de hecho terminará haciéndolo cuando los hermanos Koening (esos gemelos que luego resultan ser trillizos y una hermana mayor bastante badass) lo saquen del refugio donde lo tenían guardado al entender que la seguridad se había comprometido.

Una vez cumplido su cometido el LMD de May será totalmente inútil para Radcliffe, aunque eso no evita que se lo lleven a SHIELD para poder estudiarlo. Mientras tanto, el profesor se refugiará con sus nuevos aliados, que incluyen a la Senadora Nadeer, de la que descubrimos que fue precisamente a través del LMD como supo lo de la infiltración en su despacho durante la comparecencia de Daisy, y con el llamado Superior, que resulta ser un ruso llamado Anton que tiene un ligero problemita con los inhumans y está a cargo de los Watchdogs.

 

Realmente no sabemos para qué quiere Radcliffe el Darkhold, ya que a pesar de todo sigue sin querer matar a nadie y tampoco se nos llega a decir que tenga un problema con los inhumans. De hecho, en el capítulo de “BOOM” se nos plantea la posibilidad de que todo el desarrollo del framework viene motivado por que quiere ayudar al sujeto original del que replicó a Aida, una mujer con la que mantuvo una relación y a la que abandonó por desarrollar un cáncer terminal para intentar encontrar una cura para ella. En cambio, cuando le dice que introduciéndola en el framework la salvará de la muerte ya que abandonará su cuerpo para siempre (nótese que aquí ha habido una referencia muy fuerte a Kill Switch, el 5×11 de The X Files), lo que consigue es de alguna manera dejarla vivir para siempre en ese mundo virtual, pero no se nos llega a decir si su objetivo por el que buscaba el Darkhold se ha culminado o no.

 

Lo cierto es que Radcliffe ahora se encuentra en una posición bastante comprometida, ya que siente el deber de seguir protegiendo a May mientras la mantenga en el mundo virtual del framework, pero al mismo tiempo sólo cuenta con Aida para protegerse a ambos del equipo de Anton, sobre todo después de haber visto en “BOOM” cómo el líder de los Watchdogs mata a la Senadora Nadeer tras convertirse accidentalmente en un inhuman capaz de reventarse a sí mismo cual bomba para luego recomponerse. A esto se le suma que, para evitar que ocurra lo mismo que le pasó a la anterior Aida, a la nueva la ha programado para que le defienda a él a toda costa, lo que en ocasiones la hace entrar en conflicto con su programación de no herir o matar a otros seres humanos. Claramente estamos viendo de nuevo aquí el problema de Ultrón, así que Radcliffe no sólo tiene que preocuparse de que no le maten a él o a May, sino también de que Aida no mate a nadie (ya que incluso se llega a plantear qué sentido tiene seguir manteniendo viva a May si su LMD ya ha cumplido su función)

Coulson & May

 

Y es que en cuanto a May, atrapada en el framework, está absolutamente condenada. A pesar los loables intentos de su subconsciente por librarse de su jaula virtual, lo cierto es que el framework funciona tan bien que le es imposible darse cuenta de que está en una simulación. Al principio la introducen en una simulación relajante en la que ella no hace más que recibir masajes, pero su memoria resiliente es capaz de recordar las veces anteriores que ha pasado por esa simulación, lo que le permite actuar de manera diferente para tratar de vencer al sistema a pesar de que Aida le borra la memoria cada vez que resetea el escenario.

 

Dado que Radcliffe y Aida ven que esa simulación no funciona, deciden introducirla en otra que busca alimentar sus ganas de luchar, haciéndola creer que se despierta en la casa de Radcliffe y que su objetivo es escapar, haciéndola centrarse en que debe vencer a Aida y salir del lugar como sea para que no caiga en que el programa está precisamente diseñado para que no pueda salir. Aun así, May consigue llegar al último punto de programación de la simulación, lo que obliga a Radclioffe a reconfigurar la simulación para no sólo hacerla luchar por su vida, sino introducirla en uno de los recuerdos más dolorosos que conserva: su misión en Bahréin en la que acabó con la vida de muchos inocentes creyendo que eran criminales que habían secuestrado a una niña, cuando lo que realmente ocurría es que la niña era un inhuman que estaba controlando las mentes de todos para que se matasen mutuamente (muy creepie lo sé)

Por su parte tenemos también a Coulson. De vuelta al gran sillón de SHIELD, al menos operativamente, la verdad es que se echaba de menos al badass Phil que es capaz de todo y se hace cargo de las cosas, porque desde que Mace entrase en juego se apartó un poco de las decisiones como si se estuviera tomando un retiro de vacaciones parcial. Ahora ya otra vez a los mandos desde la sombra, Phil se centrará en encontrar primero al topo que filtró la operación en el despacho de Nadeer, y una vez se descubra todo el pastel de Radcliffe, su única fijación será proteger el Darkhold en primer lugar, y luego buscar a May cuando se dé cuenta de que la que ha estado todo este tiempo en el cuartel general con ellos no era más que otro LMD.

 

En el capítulo de esta semana hemos podido ver cómo May y Coulson se hicieron amigos, en una misión que nos permite ver cómo trabajaban siendo “más jóvenes”, y básicamente, como comenzaron su relación. Me ha hecho especial ilusión ver que a pesar de su autorización de nivel de seguridad, Coulson era un pelín pánfilo, mientras que May ya era por entonces la máquina que conocemos ahora (no literalmente, pero ya me entendéis).

 

No obstante, el final de la historia de su misión, que tenían que ir a recuperar un “084” que vete tú a saber lo que es y si tendrá algo que ver con la trama actual más allá del problema de Ivanov con sus compañeros perdidos entonces para cubrir la operación, puede ser lo más valorable de todo. May pidió expresamente ir a esa misión para proteger a Phil, y él sentía algo por Melinda ya entonces, porque le confiesa a los militares rusos que le encantaría lanzarse pero le da miedo que salga mal. De hecho, y es la conclusión de toda esta historia, al menos en ese momento, seguramente hubiera pasado algo, pues vemos que ambos insinúan la posibilidad de salir juntos, de no ser porque, para entonces, May acababa de conocer a Andrew, el psicólogo con el que se casó y que se convirtió en Lash la temporada pasada, y que todos sabemos cómo terminó esa historia. Vamos, que la historia de estos dos parece haber sido escrita por Shonda, Julie Plec o el mismísimo Chris Carter.

 

Dicho sea de paso, dejadme por favor quejarme de lo CRUEL que resulta ver cómo la relación de Coulson y May se estrecha más hacia el fin que todos queremos, el sentimental, viendo cómo ambos empiezan a ver algo más en el otro mientras los espectadores sabemos que May es un LMD, por lo tanto no es la real, pero de alguna manera sí porque ella funciona con un cerebro replicado de la verdadera Melinda. Dejadme decir que a mí me explota la cabeza cada vez que tengo que pensar en esto porque me recuerda a la jugarreta de la pasada temporada con Rosalind y por otro lado veo tan puros y sinceros los sentimientos de ambos que veía la catástrofe llegar desde muy lejos con miedo a que llegase porque la depresión iba a ser (y fue) demasiado real.

 

Fitzsimmons

Si habéis leído más reviews de Agents of SHIELD aquí en Seriéfilos sabréis que por norma general suelo dejar a los adorables Fitzsimmons para el final, porque suelen tener la trama más interesante a nivel de pareja de todos los episodios. Sin embargo, en esta ocasión no es así, ya que considero que la trama más desarrollada en estos capítulos ha sido la de May y Coulson, con diferencia. No obstante, al final estos dos son como un dios, pues están en todas partes, y no sabía cómo explicar su implicación en las tramas de estos últimos cinco capítulos sin haber introducido la de los demás, sobre todo teniendo en cuenta el gran descubrimiento que hacen al final del 4×14.

 

De hecho, he de decir que, aunque por separado ambos me siguen encantando como los que más, porque están sabiendo desarrollarse, en mayor o menor medida, lo cierto y verdad es que como pareja tampoco nos han dado mucho con lo que poder trabajar en estos capítulos. Es por ello que hablaremos de lo que ha hecho cada uno por su parte, encuadrándolo en las tramas del resto. La más fácil de abordar en este caso sería Jemma, pero su trama se entreteje con la de Fitz, que es la que se relaciona con la de los demás, así que vamos a ponernos con él.

Leo queda devastado al descubrir que su gran proyecto, el de Aida, al final ha salido rana. Su frustración por todo el trabajo invertido le pasa factura porque no entiende cómo pudo haber un fallo de programación tan catastrófico que desencadenara en los eventos del capítulo 4×09. Esto le empuja a querer investigar qué es lo que ocurrió, y para ello decide que lo mejor es analizar lo que queda de la primera Aida, que es su cabeza. Sin embargo, Simmons no ve con buenos ojos esta idea dado que lo que menos quiere ahora es que Fitz se obsesione con ello y no sea capaz de avanzar y continuar con su trabajo, por lo que le pide que lo deje estar.

Leo accede a hacerlo, pero en secreto continúa trabajando en el tema porque no se lo puede quitar de la cabeza. Una vez se desarrollan los acontecimientos, al final terminamos dando gracias por ello ya que es él el que termina descubriendo que fue Radcliffe el que reprogramó a Aida para que la liase parda en el cuartel general, y sin él aún seguirían en la inopia, ya que la única que se había dado cuenta de ello aparte de Fitz era el LMD de May, que no cuenta nada porque sabe que Holden Radcliffe tiene algo que ver con lo que le está pasando (y efectivamente porque es en este momento cuando se produce la escena en la que Radcliffe le revela que es un LMD reprogramado para hacer lo que él quiere)

Es gracias a Fitz no sólo que se descubra el pastel, sino que también se detenga a Radcliffe y más tarde se descubra que no es el verdadero, sino otro LMD que creó para poder protegerse a sí mismo. Una jugarreta que le afectará muchísimo ya que este nuevo androide, que funciona igual que el de May, le saca a relucir que Radcliffe no sólo le consideraba como a un colega sino como a un hijo, y que no le extrañaba sentirse así dado que conoce al padre de Fitz por haber sido compañeros de facultad y de trabajo. Esto introduce un nuevo paradigma para el personaje de Leo, ya que nunca habíamos oído hablar de su padre, y mucho menos de la aparentemente mal relación que tiene con él. Todo parece indicar que la vida va a ser un poco más dura para él ahora, porque lo más seguro es introduzcan en la serie la figura del padre de Fitz ahora que lo han comentado, y veremos cómo Leo, y suponemos que Jemma a su lado, tendrán que lidiar  con un más que incómodo reencuentro.

Todo hay que decirlo, y es que en estos últimos episodios hemos visto cada vez más disperso y aislado a Leo, trabajando sólo y prácticamente teniendo contacto sólo con Simmons y con Mack en alguna ocasión (que no es que ayude mucho). No obstante, son los propios Jemma y Leo los que se dan cuenta de que algo en la operación de rescate no cuadraba, porque hubo un lapso de tiempo inexplicable (entraron de día y salieron de noche) y perdieron la comunicación durante un rato sin saber por qué.

 

Y es que de ahí es de donde viene el título de este artículo, puesto que no sabemos cómo, ni para qué, durante la misión Aida consiguió cambiar a Coulson, Mace, Mack y Daisy por sendos LMD, y aquí me paro y me bajo porque madre de Dios el lío que nos han montado en un momento para el capítulo de la semana que viene. Lo cierto es que durante todo el capítulo vemos cómo Aida está demasiado presente durante los “interrogatorios” de Ivanov a Mace, pero no sabemos ni el cómo ni el porqué. Además, lo pero de todo es que vemos cómo el LMD de Coulson reactiva el de May, y mientras tanto los pobres Fitzsimmons se cagan en los pantalones al ver no sólo que todos sus amigos han sido secuestrados e intercambiados por robots, sino que encima se han quedado solos dentro del grupo principal porque son los únicos humanos que quedan.

 

 

Está claro que Radcliffe tendrá algo que ver, aunque le hemos visto demasiado inmerso en el framework en el último capítulo. Esto la verdad es que me confunde, porque no sé si Aida estará haciendo todo esto por su cuenta al llevar la emulación humana a otro nivel, ya que en los últimos capítulos ha sido testigo de comportamientos humanos que se alejan de los que su programación inicial le pedía que copiara. Viendo lo importante que resulta para ella el colgante que le robó al cadáver de su réplica humana, no sé hasta qué punto puede estar desarrollando por su cuenta nuevas formas de actuar basándose en la observación que ha tenido de personas como Nadeer o Ivanov que son, a efectos morales, menos humanos.

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

(Visited 106 times, 1 visits today)

Autor entrada: paulagn94

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *