Agents of S.H.I.E.L.D. 3×13 y 3×14: "Parting Shot" y "Watchdogs"

ALERTA DE SPOILER: archivo clasificado para agentes de nivel 314

Inicio de transmisión

Agentes, parece ser que ya ha ocurrido. El título del capítulo 3×13 no podría ser más premonitorio, y el inicio del mismo ya nos augura el amargo final de esta historia. No nos vamos a engañar, que Hunter y Bobbi se separaran del grupo para seguir a Malick y atraparle no olía bien, y ver que nada más empezar el capítulo están ambos detenidos y hablando en sendas salas de interrogatorio porque han sido acusados por el gobierno ruso de matar a alguien sin que parezcan tener una salida nos deja bastante preocupados.

Pero no adelantemos acontecimientos. Este capítulo va a ser un cruce de idas y venidas de flashbacks sobre lo que ha ocurrido con el transcurso del interrogatorio (recetas de Hunter incluidas) en el presente, así que hagamos lo mismo y retrocedamos 34 horas en el tiempo. Tras escapar del avión, Bobbi y Hunter están corriendo sobre la tundra siberiana hasta llegar a un complejo industrial custodiado por hombres armados hasta los dientes en el que Malick se ha refugiado.

El equipo analiza la zona, y descubren que aquel lugar es el supuesto santuario para inhumans, aunque en realidad es una prisión. Bobbi y Hunter se colocan en un punto elevado para poder observar lo que ocurre tratando de averiguar cuál va a ser su siguiente paso, ya que aunque Hunter, para variar, quiere entrar y matar a Malick, Coulson pone un poco de mente fría a la situación y le dice que hacer eso, suponiendo que lo consiguieran, siendo los dos agentes de una organización del gobierno americano supuestamente desarticulada y estando en suelo ruso es un auténtico suicidio político, así que lo único que deben hacer es reunir información y volver a la base.

Por desgracia no les da tiempo a hacer mucho más, ya que un grupo de soldados los descubren y se ven obligados a actuar y dejarles K.O tras no conseguir que se traguen que son una pareja de vacaciones. Ambos vuelven a la base cuando escuchan por los walkies de los rusos que los ministros van a llegar de un momento a otro.

Hora de infiltrarse.  El equipo se divide en dos grupos: por un lado, Daisy, Mack y Bobbi se infiltran para buscar a Malick y mientras Hunter y May patrullan el perímetro. Esta división tiene su punto, pues después de haber intentado matar a Andrew y dejarla tirada en el ataque a Hydra, May no tiene un muy alta estima a Hunter y él lo sabe, por lo que se ha pasado los dos últimos capítulos intentando ganar méritos.

Una vez dentro, Daisy se las tiene que arreglar con un ordenador ciertamente antiguo para tener ojos dentro del edificio y poder averiguar dónde está Malick. Mientras, Mack vigilará y Bobbi, como es alta, rubia y por supuesto es la única que sabe ruso, se calza un chaquetón militar y se va por ahí a hacerse pasar por soldado.

Por su parte, Hunter y May se encuentran inesperadamente el cuerpo del enviado del Primer Ministro ruso a la Convención que se fue con Malick, al que Bobbi encuentra hablando con una patrulla de soldados rusos. ¿Qué es lo que está haciendo? Informarles de que el Primer Ministro ruso va a llegar de un momento a otro con la excusa de ver el santuario, y que no sería una mala idea dar un golpe de Estado gracias al cual va a poner al mando a un general ruso presente allí que casualmente es un inhuman que puede hacer como si se volviera su propia sombra como si fuera un oscuro fantasma (algo así como la sombra de Peter Pan pero un poco más útil porque puede dar mamporrazos sin que los demás se los puedan dar a él)

El plan está claro. Tratar de capturar a Malick se convierte en un objetivo secundario ya que lo más importante es evitar que maten al Primer Ministro ruso, todo por supuesto sin que se descubra que son agentes de SHIELD/ATCU.

Obviamente todo se desata rápido. Cuando el golpe se inicia Hunter trata de llevarse al Primer Ministro para que el general no lo mate, pero claro está éste sale detrás de ellos. El plan inicial era tratar de atraparle en la unidad de contención de SHIELD, pero al no poder cogerle por sus características incorpóreas no queda otra opción más que matarle. Hunter se enfrenta a él para tratar de desviar la atención del Primer Ministro, pero no consigue hacer mucho.

Justo cuando está a punto de darle un puntapié a Hunter, Bobbi llega rápidamente y le dispara por detrás unas cuantas veces, pero todos los soldados rusos lo ven y ella se ve obligada a rendirse, siendo tanto ella como Hunter detenidos a pesar de haber salvado al Primer Ministro. Una pena que hayan acabado tan rápido con este inhuman, porque prometía bastante como villano bajo las órdenes de Malick.

Y ya por fin volvemos a la situación inicial del capítulo. Tal y como se temía Coulson, dos de sus agentes están detenidos en suelo ruso acusados de haber matado a un general a pesar de haber sido por las razones que fueron. Por si fuera poco, el idiota del Primer Ministro no sólo no agradece que le hayan salvado la vida, sino que aprovehca el incidente para poner de vuelta y media al presidente de EEUU y acusarle de que SHIELD siga activa.

Por suerte, Coulson aparece haciéndose pasar por un agente de la ATCU (¿no os da la sensación de que últimamente sólo aparece para arreglar desaguisados?) y pide que le metan en la sala de interrogatorio donde están juntos Hunter y Bobbi para contarles la vía de escape que tienen para salir de allí y así evitar la cárcel. Sin embargo, el problema es que aunque lo consiguieran no van a poder regresar a SHIELD, ya que los tienen fichados.

Hunter y Bobbi entienden y comprenden los sacrificios que suponían ser un agente, sobre todo Hunter después de que May le dijera que ser un agente de SHIELD implica poner los intereses de la misión por encima de cualquier otra cosa, incluso salvar a la gente a la que quieres. Es por ello que ambos deciden asumir la culpa y dejar que les procesen en Rusia para evitar ojos indeseados sobre SHIELD que debe permanecer en la sombra. Un gesto muy loable que les honra a los dos y demuestra verdaderamente cómo son.

Coulson no tiene otra opción más que aceptar sus deseos, pero eso no le detiene para hacer entrar en razón al Primer Ministro ruso de que esos dos le han salvado su maldita vida y que cualquiera en su lugar se lo agradecería y no les mandaría a la cárcel por matar al hombre que trataba de matarle a él. Al final lo consigue, y Hunter y Bobbi son liberados sin cargos ni penas, pero lo inevitable sucede: ambos tienen que irse de SHIELD y, por tanto, salir de la serie para dar paso al spin-off que protagonizarán.

Una pena ciertamente, porque los dos son muy buenos personajes, y sacarlos de la serie le va a arrebatar mucha vida, y sobre todo muchos puntos cómicos que estábamos acostumbrados a tener gracias a Hunter. Todos los echaremos de menos por aquí, así que desde aquí nos unimos al ritual de la “despedida del espía” para darles un merecido homenaje y desearles lo mejor a los dos en su futura andadura.

En el segundo capítulo asistimos a la primera misión sin ellos dos. Resulta que el colectivo Watchdogs, una especie de Anonymous que van contra los inhumans, mandan al telediario un vídeo respuesta amenazando al gobierno y a la ATCU de que van a empezar a luchar contra los inhumans si ellos no lo hacen, y como advertencia derriban un edificio entero de la ATCU en Indiana con una sustancia disparada desde un fusil que, si habéis visto la primera temporada de Agente Carter, os sonará: nitrameno.

Durante el capítulo, Daisy, Fitz y Mack, que ya se encuentra en Indiana porque ha ido a ver a su hermano pequeño, se encargarán de averiguar quiénes son estos Wathcdogs y desde dónde están operando, ya que la única forma de conseguir nitrameno, un potente explosivo que hace un efecto agujero negro creado por Howard Stark, es haber formado parte de SHIELD. Atendiendo a este perfil, Coulson deduce que no puede ser otro que Felix Blake, el agente que conocimos en la primera temporada y que quedó parapléjico tras un enfrentamiento contra Deathlock.

Coulson además está vigilando a Lincoln, que no ha obtenido una buena evaluación final y quiere comprobar por sí mismo que el inhuman sí está preparado para saltar al campo de batalla, así que se lo lleva con él a buscar a Félix, que está en el sótano de uno de los pisos francos que Coulson sabe que utilizaba. Cuando llegan efectivamente está allí, y Felix les cuenta que sus motivaciones parten de su accidente, ya que era completamente leal a SHIELD, pero al despertar y descubrir todo el rollo de SHIELD=HYDRA y demás que vimos en Capitán América y el Soldado de Invierno, perdió absolutamente toda la fe en la organización y por ello ha decidido actuar por su cuenta con otros indignados.

Durante el discurso de Félix, que parece bastante erguido a pesar de que se le hubiera seccionado la espina dorsal en el accidente, Coulson se da cuenta que algo no encaja. Él nunca ha sido tan hablador si sus planes estaban funcionando sin problemas, y al preguntarle y comprobar que no era así, se da cuenta de que la trampa es el propio Félix, pues es un holograma. Completamente seguro de esto, Coulson decide poner a Lincoln a prueba para ver si era capaz de seguir sus órdenes sin rechistar aunque éstan fueran descabelladas, así que le ordena matar a Félix. Aunque Lincoln duda al principio y pregunta hasta tres veces si es lo que quiere, al final termina lanzando un rayo a Félix, descubriendo que es un holograma tal y como Coulson sospechaba. Todos pensamos que ha fallado, que no ha superado la prueba de Coulson, pero lo cierto es que sí porque el director de la Agencia del Escudo se da cuenta de que, aunque ha seguido sus órdenes, el rayo no era mortal, y eso es justo lo que Coulson quería.

Lincoln se pone a buscar en el ordenador de Félix cualquier información valiosa, y descubren que Whatchdogs está buscando un segundo objetivo que atacar aunque todavía no saben cuál será, pero que la razón de atacar el primer objetivo estaba clara: justo antes de que se derrumbara el edificio, una cámara captó cómo una furgoneta salía de él. Esta misma furgoneta la veremos al final del capítulo, cuando el verdadero Félix, esta vez en silla de ruedas, se reúna con Malick que le trae, en dicha furgoneta, una bomba bastante tocha.

Hablando de Malick, por cierto, hay un detalle en el capítulo anterior bastante curisoso, y es que al final vemos que se reúne con su hija en un bosque donde está practicando tiro al pichón. Lo curioso es que la chica, de la que no sabemos todavía su nombre, está dentro de HYDRA y lo sabe todo, hasta lo de Ward, así que estoy segura de que la veremos en el futuro bastante.

También tenemos aparte a May y Simmons, que van a tratar de encontrar a Lash para volver a retenerlo y que no siga matando por ahí sin control. En este sentido, se juntan los sentimientos encontrados de May que, siguiendo el consejo que le dio a Hunter en el capítulo anterior, va a poner los intereses de SHIELD por encima de sus sentimientos, y los de Simmons que se siente responsable de que Lash esté libre porque fue ella quien le liberó en el castillo de HYDRA.

Hablando de Hunter, he de decir que tanto a él como a Bobbi se les echa de menos, y quien más acusa esta ausencia es Mack, que ha sido el que más ha sufrido su salida, y durante este capítulo vemos que intenta sobrellevarlo yendo a ver a su hermano pequeño Ruben, al que por lo visto hacía mucho que no veía. Mini Mack parece compartir los ideales de los Watchdogs, y esto preocupa a Mack, del que descubrimos que se llama Alfie, lo que le preocupa ya que su hermano, que no sabe absolutamente nada de que él trabaja en SHIELD, puede meterse en problemas.

Para localizar dónde están los Watchdogs, Daisy decide rastrear sus comunicaciones ya que sospecha que muchos de ellos vivirán en un entorno local al edifico que han destruido, y no se equivoca. A pesar de los reproches (acertados) de Mack, que opina que no pueden actuar al mismo bajo nivel que ellos para demostrar que son mejores, cuando Quake encuentra a un miembro del grupo revolucionario no duda en perseguirle con Fitz para sonsacarle la información con métodos que incluyen usar sus poderes. Al final claro está, Daisy averigua que los Watchdogs se esconden en las Granjas Easterling.

Daisy informa a Mack, y los tres van allí para tratar de atrapar a Félix, que aún no sabemos dónde está. Para su mala suerte, Ruben ha seguido a Mack, y los soldados le ven, así que el hermano mayor tiene que salvarle el culo al pequeño, y para eso incluso Daisy tiene que ayudar con sus poderes, pero los soldados que sobreviven creen que es Mack quien tiene los poderes y no Quake, ya que ésta los usa desde un parapeto y no la ven, así que deciden seguirle a él y a Ruben para matarlos creyendo que Mack es un inhuman.

Ruben está flipando claro al descubrir que su hermanito mayor es uno de los que van con los inhumans, que es algo así como un espía que protege a los frikis raritos. Mack le dice a su hermano que esos frikis son seres humanos, y que los están cazando, pero antes de que puedan intentar arreglarlo se dan cuenta de que un coche aparca en el exterior de la casa de su hermano y que unos hombres van a entrar en la casa.

Mack rápidamente coge una escopeta y se prepara para el ataque, momento que aprovecha su hermano para lanzarle una nueva pullita por su condición de espía. Sin embargo, Mack le dice que él sólo es un mecánico, que odia las armas y no le gusta utilizarlas, y se lanza a intentar acabar con los asaltantes. Tras cargarse al primero, coge su fusil y se lo da a su hermano para que le cubra, y poco a poco intentan acabar con todos hasta llegar a la puerta de la cocina para intentar salir por detrás, pero los Watchdogs la tienen cubierta también.Cuando los asaltantes entran por ahí, Mack y Ruben acaban con ellos también, pero en la refriega Mack es alcanzado por una bala, lo que le manda al hospital.

Por favor que se haga notar el detalle de la hacha-escopeta que se fabrica en la cocina, porque para Mack es un deseo hecho realidad.

Lo bueno de este capítulo es que nos han metido a un nuevo personaje, Ruben, alias Mini Mack, porque, seamos claros, la escena de la ambulancia alejándose con Mack, y Daisy y él se quedan hablando de las risas que se va a echar Quake cuando vea a Mack y le llame Alfie nos hacen presagiar que el hermano pequeño ha venido para quedarse.

PD: (y creo que ya es la segunda) FITZ/SIMMONS están teniendo papeles muy secundarios en esta segunda parte de la temporada. En el capítulo 13 casi ni aparecieron y en el 14 sus aportaciones han sido tratar de buscar a Lash y dejarse alcanzar por una bala de nitrameno que tienen que quitarle con nitrógeno líquido, así que señores guinistas de Agentes de SHIELD, porfaplis, dadnos un poco de chicha.

Fin de transmisión.

Por Paula (Twitter: @PaulaGN_94)

(Visited 11 times, 1 visits today)

Autor entrada: paulagn94

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *