Adaptaciones de cómic de 2019

¡Muy buenas, Enfurecid@s! El año se está acabando y va tocando echar un poquito la vista atrás a ver cómo ha ido en el tema seriéfilo. La verdad es que 2019 nos ha dado joyicas para recordar y llevar en nuestros corazones, tanto acabadas como empezadas, y otras para lanzar en el más absoluto olvido. Pero no estamos aquí para eso, no. No vamos a hablar de que The Witcher está siendo un poco regulinchi gustos, vamos a hablar de una serie de adaptaciones a la pequeña pantalla provenientes de cómic burbuja que va a explotar en algún momento, ya veréis. Agarraos los mantecaos y seguid leyendo de a qué series me refiero.


1. The Boys

Empecemos esta lista con The Boys, por qué no. Esta serie de Amazon hizo lo que no ha conseguido ningún verano todavía: quitarme las ganas de tirarme a un pozo. Durante ocho frenéticos episodios nos ponemos en la piel de Hughie, un vendedor cuya vida se va al traste en el momento que conoce a un superhéroe. Y es que The Boys retuerce ese concepto de superhéroe que tenemos, de un ser justo y blanco para darnos un copia y pega de una Liga de la Justicia capitalista, mediática y egocéntrica. Es interesante ese concepto de capitalizar la heroicidad y lucrarse a costa de yo qué sé, parar un atraco a un banco o salvar un avión a punto de estrellarse y aquí se consigue además con un humor muy negro. De verdad, no os va a decepcionar.

Pero ¿hay segunda temporada? Hay segunda temporada, así que no tendréis que esperar mucho para disfrutar de las desventuras de Hughie, Butcher y compañía.

2. The Umbrella Academy

Academia Paraguas o La Veo Porque Sale Ellen Page (abreviado LVPSEP) nos cuenta cómo un 1 de Octubre 43 mujeres dan a luz sin haber estado embarazadas antes (así, en plan pim pom fuera) y Reginald Hargreeves compra siete de esos chavales con superpoderes para entrenarlos y poder salvar algún día a la humanidad. Que qué manía, también te digo, con salvar a la humanidad.

¿Está entretenida esta serie de Netflix? Pues sí, pa qué engañar. No es una obra maestra pero te echas unas risillas con esos toques de humor, sobretodo con Klaus, y esa relación de familia que a veces es más falsa que un pantalón de Acliclas. Porque vamos, el señor padre Hargreeves es lo más desagradable que te puedes echar a la cara, que encima de comprar a los puñeteros crios luego me los trata como la mierda. Pero bueno, tampoco es plan de profundizar mucho aquí cuando ya tenéis la temporada completa en Netflix y una segunda en camino para este año si no me falla la memoria (y no voy a corroborarlo, qué pereza).

3. Clase letal

Clase letal me representa mucho porque llegó sin hacer ruido y se marchó sin pena ni gloria. Parece ser que esta serie no enganchó a mucha gente y conforme la primera temporada acabó le dieron carpetazo y adiós muy buenas.

¿Y qué nos cuenta Clase Letal? La historia se basa en Marcus, un chavalín que vive en la calle y es reclutado por una escuela de asesinos. Para más inri, debe compartir pupitre con hijos de mafiosos y otro tipo de calaña que lo quieren más muerto que vivo. Pero no temáis por el pobre Marcus, pues en el cole uno siempre hace piña con más gente y la supervivencia se hace más llevadera. Como en bachiller, vamos.

Y poquito más que contar (no la he visto, ¿vale?). Si la veis y os gusta siempre podéis continuar la historia a través del cómic homónimo y que, si la memoria no me falla, está a puntito de acabar.

4. Watchmen

Hablemos de Watchmen, producto que ha traído Damon Lindelof. Esta serie de HBO no se trata de una adapatación del cómic con el que comparte nombre, sino que se trata de su secuela. Durante la obra original se suceden una serie de eventos allá por la Nueva York de 1985 mientras que en la serie los sucesos ocurridos son en la época actual. Durante los nueve capítulos que dura seguimos a Angela Abar, una agente de policía cuya visión de la vida es en blanco o negro y no hay medias tintas para ella. Pero todo esto cambia cuando se desencadenan una serie de acontecimientos que le hacen replantearse su forma de ser y actuar.

La trama avanza con cuenta gotas y esto hace que no enteres muy bien de qué estás viendo en algún que otro momento, pero cuando llega el final todas las piezas encajan perfectamente dando como resultado una serie que, para mí, es muy buena. Una de las joyas de 2019 y que esperemos que no sea renovada por una segunda temporada.

Bonus

Como bonus traigo dos series que se vienen para el próximo 2020: Locke and Key y El vecino.

Locke and Key trata de un trío de niños que se convierten en guardianes de Keyhouse, una casa llena de puertas en las que abunda la magia, poderes y monstruos abominables que se las harán pasar canutas. Si os ha llamado la atención la tendréis disponible en Netflix el 20 de febrero.

Por último, El Vecino se estrena también en Netflix el 31 de diciembre (pero no nos vamos a poner ese día a verla…¿no?) y cuenta la historia de Javier, un matao que gana superpoderes tras caerle un alienígena encima. Si queréis ver a Quim Gutiérrez enfundado en cuero en vuestra serie para el próximo año.

Y hasta aquí la lista. ¿Qué adaptaciones de cómic de este año os han gustado más a vosotros? Siempre podéis comentárnoslo en nuestro twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: