12 campanadas, 12 series: la importancia del villano

Yo siempre he sido más del bando del bueno que del malote de turno: más de Jack que de Sawyer, más de Sherlock que de Moriarty o más de Son Goku que de Vegeta… Y aunque sean personajes desarrollados en una escala de grises, en algún momento han tenido un enfrentamiento directo con el protagonista (no cabe duda que la existencia de uno sólo se entiende mediante la del otro). Estamos acostumbrados a hablar de una serie mencionando siempre en su presentación al protagonista; al lugar, entorno y circunstancias; el conflicto o incluso la época en la que está basada, pero pocas veces se habla del villano. Y me parece una pieza clave para el buen desarrollo de la historia.

Porque en el momento en el que el conflicto estalla, hay que elegir bando. Y aunque el mismo guion ya te acompaña a pensar de qué lado te tienes que poner, la verdad es que no siempre es tarea fácil. Existen varias series (cada vez más) en las que el antagonista toma el papel principal y esto incluso nos lleva a empatizar y desear que se salga con la suya. Sí, hablo de series como Dexter, Hannibal, Breaking Bad, La casa de papel, Death Note …

Resultado de imagen de death note kira y l

Tanto en este tipo de series como en las que tienen una clasificación de personajes más típica, el villano tiene un papel fundamental para que haya una historia que contar. ¿Y cómo surgen los villanos en éstas, nuestras series? Pues puede haber diversos motivos.

Por un lado tenemos a los villanos traumáticos, aquellos que en la formación de su personalidad se sintieron atraídos por la oscuridad sin poder remediarlo. Un ejemplo de este tipo seria Fisk (Kingpin), el villano de Daredevil (y del mundo Marvel en general).  

Resultado de imagen de kingpin

Por otro lado, tenemos a aquel que sufre trastornos psicológicos severos, el villano loco. Normalmente asociado a un ego desmesurado, una creencia de ser superior moralmente y muchas ganas de llamar la atención, sea como sea. Rollo Nygma en Gotham, vaya.

También está el que libera sus instintos más primarios en situaciones de extremo riesgo o por pura supervivencia. Aquí prima el sálvese quien pueda y el quien parte y reparte se lleva la mejor parte. The Walking Dead es un gran ejemplo de este tipo de villanos con El Gobernador o Negan.

Resultado de imagen de negan gif

Luego están aquellos que abogan por un una creencia superior a la raza humana, sentimiento religioso o secta. El villano clasista, vaya. Suelen redimirse justo antes de que les llegue su sentencia final. En este grupo incluiría a Aunt Lydia de The Handmaid’s Tale.

Resultado de imagen de cersei y aunt lydia

Otro de los clichés de los villanos es la sed de poder que albergan en su interior. Ya sea poder sobre las personas, sobre las cosas o sobre el universo. Este sentimiento les ciega y les hace cometer barbaridades que luego excusan de manera sibilina. Cersei, por ejemplo.

Resultado de imagen de cersei gif

Uno de los más controvertidos sin duda es aquel que comete acciones repugnantes “en nombre de la ciencia”. Es verdad que la experimentación es un campo delicado y hay opiniones para todos los gustos. Pero de ahí a alterar el ser humano hay un trecho, querido Dr. Brenner.

Imagen relacionada

Y por último tenemos al heredero universal de la maldad familiar. Que por mucho que luche contra su destino, ha sido criado para tal fin. Suele ser gente de poder y riqueza. Lo siento Lex, la familia Luthor siempre será el ejemplo de “de tal palo tal astilla”.

Imagen relacionada

Y vosotros, ¿tenéis en mente algún arquetipo más de villano seriéfilo? Estaré encantado de leer vuestros comentarios.

Autor entrada: Paco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *